Alexis Chávez, el resultado de un plan para la socialización

·6  min de lectura
Alexis Chávez muestra un camino de superación en el desarrollo del atletismo paralímpico; fue medalla de bronce en Tokio 2020 en los 100m T36
@munipergamino

Alexis Chávez fue el último atleta individual en festejar en tierras japonesas, pero mira hacia adelante. Lo interesante es el proyecto y, a la vez, el proceso para seguirlo. A los 19 años, ganó su primera medalla paralímpica –de bronce– y le dio el cierre soñado a la delegación argentina en Tokio 2020. En la prueba de los 100 metros T36, el atleta corrió una de sus mejores carreras y se subió al tercer escalón del podio. Marcó el final de un ciclo y abrió sendero a lo que vendrá. Eso es lo mejor a estas alturas.

Todo ya apunta a París 2024, el nuevo desafío. Chávez persigue su convicción. “Alexis forma parte del programa nacional desde sus comienzos en 2016. Siempre disfrutó de asistir y en él encontró un grupo de contención, de amigos, de disfrute. Además de todas las herramientas educativas”, explica desde Pergamino, Andrés Buey, su entrenador.

Ese programa al que el licenciado hace mención es el de Escuelas Deporte Argentino. Estas 126 instituciones están repartidas en todo el país, y en ellas se designan profesores –becados– y se capacitan para poder dar la mejor asistencia a los participantes. Son lugares de encuentro, de desarrollo y de socialización para personas con discapacidad. Buscan generar mayor oferta a los chicos y proximidad. Aspiran a brindar esa oferta que el club no tiene o a promulgar que la sume.

Alexis Chávez, en plena competencia durante los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020
www.paraolimpicos.marcaclaro.com


Alexis Chávez, en plena competencia durante los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020 (www.paraolimpicos.marcaclaro.com/)

“Viene creciendo muy bien, y la realidad es que cuando arrancamos el nivel no era muy elevado. Ahora creció mucho, se ve otra realidad, y eso es en parte por el trabajo federativo, los técnicos nacionales tienen mucho que ver con el crecimiento del deporte y la capacitación y la visualización”, describe Buey, que también fue kinesiólogo de la selección de fútbol siete para ciegos.

Chávez es uno de los testigos de este programa. El oriundo de Pergamino fue uno de los primeros inscriptos. Bajo la tutela de Buey, uno de los artífices de la Escuela Municipal de Deporte Adaptado de Pergamino, creada en 2016, se enroló en las actividades y no paró. A sus 12 años tuvo su primera competencia en los Juegos Bonaerenses (donde participó tres veces), al mismo tiempo que llegaron los Juegos Nacionales Evita, con dos participaciones. Hoy, con 19, ya tiene en su haber dos medallas parapanamericanas mayores y tres en juveniles, una paralímpica y una participación en el Mundial de mayores.

Desde 2013 que hay siete disciplinas que forman parte del programa de los Juegos Nacionales Evita. La pionera fue el atletismo –que participa desde el 2003– y luego se sumó la natación, en 2008. Las demás son básquetbol 3x3, boccia, fútbol, tenis de mesa y goalball.

“Los ciclos son muy importantes, y a eso debemos apuntar, motivar y apuntar. A que los chicos arranquen el deporte a temprana edad porque es lo que nos da la base para que el deporte paralímpico siga creciendo . Estimular el trabajo, acompañar a todos los involucrados, que se encuentren herramientas y que se puedan acompañar y evolucionar los deportistas” aporta Buey.

Chávez nació de manera prematura y le diagnosticaron parálisis cerebral con disociación en el movimiento. Apoyado por su familia y envuelto en un ambiente de amor y contención, encontró en el deporte una motivación donde anclarse. Disciplinado, humilde y entusiasta, este chico alto, tímido y corajudo, contagia alegría y ganas de superarse. Su evolución fue paulatina. Primero compitió a nivel local, luego nacional para así alcanzar la selección. Acompañado siempre por Buey, y por el entrenador del seleccionado de para-atletismo, Ariel González, comenzó a entrenarse y competir en el ámbito internacional.

Alexis Chávez forma parte de un proceso que trata de difundir la actividad paralímpica en los clubes para darles mayores herramientas a los más jóvenes
Naomi Baker


Alexis Chávez forma parte de un proceso que trata de difundir la actividad paralímpica en los clubes para darles mayores herramientas a los más jóvenes (Naomi Baker/)

Su primera estocada fue en los Juegos Parapanamericanos Juveniles de Brasil 2017, donde logró tres medallas de oro en salto en largo, 100 y 200 metros (categoría T36). Luego llegaría la edición de mayores en Lima 2019, donde cosechó los primeros puestos en las carreras de los 100 y 400 metros, y así alcanzar la clasificación a Dubai, su primer Mundial de mayores –fue cuarto en los 400–.

“Vivió muchas cosas muy lindas y de muy chico. Tenía 15 años y empezó a marcar una línea muy interesante. Es un chico muy humilde, que trabaja, siempre se entrena, es amigo, empuja a todos a que sigan entrenándose, a que sueñen y trabajen para cumplir sus metas; es parte de él”, señala su entrenador, y explica el trabajo diferenciado que debió hacer Chávez los meses previos a los Juegos Paralímpicos. El corredor, si bien no dejó de asistir a sus prácticas grupales, debió hacer entrenamientos personalizados para su puesta a punto.

Hizo un trabajo muy interesante antes de Tokio. Eso es mérito de González. Junto con él trabajaron la puesta a punto de la partida, que era un punto flojo y la estrategia de carrera. Cuando miramos sus carreras, en los primeros 30 o 40 metros Alexis encabeza las pruebas y después cae. Esto puede deberse a una cuestión de fatiga muscular o el hecho de su acortamiento de la cadena muscular posterior que le da una zancada más corta son cuestiones a mejorar y trabajar. Además, hay que apuntar a su resistencia aeróbica”, señala Buey.

–¿Cómo es Alexis como deportista?

–Es chico, recién cumplió los 19 años, y los entrenamientos hay que ir llevándolos. Tiene una tolerancia al esfuerzo muy importante. Le gusta entrenar, lo disfruta. No tiene problemas en entrenar doble turno, simple, entrenar toda la semana, tener un solo día de descanso, él va a estar presente siempre. Lo acompaña mucho la familia, el abuelo, la mamá y la abuela. Tiene un futuro increíble, es una persona que llegó acá y dijo “quiero la de oro” como diciendo sé que puedo más. Es un proceso, su trabajo pero lo importante es que él va con la cabeza para adelante. No es una persona que se va derrumbar ante un fracaso o por no alcanzar el podio. Se pone metas, es autoexigente pero sabe que es un proceso. Lo importante es ser constante, profesional y nunca bajar los brazos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.