Alerta Racing: corridas, piedrazos y 29 detenidos en una lucha interna entre barras

·3  min de lectura
Corridas por las calles de Avellaneda por una lucha interna de la barra de Racing
Corridas por las calles de Avellaneda por una lucha interna de la barra de Racing

La violencia que se anuncia hace semanas en la interna de la barrabrava de Racing se hizo sentir este domingo a la tarde en pleno centro de Avellaneda, unas horas antes del partido ante Newell’s. En Avenida Belgrano y General Paz, uno de los principales accesos al Cilindro, se vivieron escenas de terror cuando “Los Pibes de Racing”, el sector que actualmente maneja la tribuna, comenzaba a ingresar al estadio y se cruzó con el grupo de Dock Sud, que fue desplazado después del parate por la pandemia y que hace semanas amenaza con volver a disputar el mando del paravalanchas.

La barra oficial había comido un asado en el predio Tita y estaba saliendo rumbo al estadio, cuando a la altura del tanque aparecieron unos 120 integrantes de la barra disidente. Al verlos, cerca de 500 integrantes de la barra oficial salió a cruzarlos y los corrieron por las calles de Avellaneda. El temor se adueñó de los rostros de los hinchas comunes.

En el enfrentamiento fue apedreado el micro de la facción disidente, autodenominada “La banda del Negro Ramos”. Este grupo proviene de la vieja Guardia Imperial, cuyo objetivo es recuperar el poder de la tribuna.

Cuando regresaron a Villa Tranquila, en Dock Sud, la Policía detuvo a 29 personas (28 hombres y una mujer). Entre los detenidos se encuentra Rubén Mamani Llanos, alías Perú, uno de los capos.

De acuerdo a la información oficial, no se registraron heridos en el episodio.

Más allá de los miedos, la cosa no pasó a mayores. Aunque parece ser un tema que recién comienza.

Seis meses de tregua

La paz duró un semestre. Era un secreto a voces que la interna de la barra de Racing iba a estallar más temprano que tarde.

Ocurre que La Guardia Imperial, que manejó la tribuna durante 15 años y luego se retiró, decidió que era tiempo de iniciar el operativo regreso. El éxito deportivo trae consigo negocios paralelos más que interesantes para los barras.

Los antiguos “dueños” del paraavalancha le cedieron el poder a la familia Repetto: José como líder y su sobrino Facundo como lugarteniente. Mientras ambos edificaban su poderío, la facción de Corina (con Leonardo Paredes a la cabeza) se fue fortaleciendo y buscó desbancarlos, algo que concretaron a fines de 2019 e inicios de 2020, cuando los Repetto cayeron presos por diversas causas (robo, agresiones a periodistas y delitos varios dentro del Cilindro).

La bandera de Los Pibes de Racing en el medio del Cilindro, durante la etapa en la que el fútbol se jugó sin público
La bandera de Los Pibes de Racing en el medio del Cilindro, durante la etapa en la que el fútbol se jugó sin público


La bandera de Los Pibes de Racing en el medio del Cilindro, durante la etapa en la que el fútbol se jugó sin público

Después de varios enfrentamientos, incluso con intercambio de balas (en uno de ellos uno de los heridos fue Paredes), en septiembre de 2021 la facción conocida como Los Pibes de Racing terminaron de apropiarse de la tribuna. No solos, sino con apoyo político, dirigencial y policial.

Con el correr de los partidos, a la bandera gigante de “Los Pibes...” se le fueron sumando otras más pequeñas de Corina, Berazategui, Claypole, José C. Paz y La Vieja Escuela. Todo parecía indicar que había unidad y calma entre las diferentes facciones, Hasta que la vieja Guardia Imperial consideró que era el momento indicado para volver a escena.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.