Alemanes, apasionados por el fútbol, desairan al Mundial

MUNDIAL ALEMANIA-DESINTERÉS (AP)
MUNDIAL ALEMANIA-DESINTERÉS (AP)

Normalmente, cuando llegaba un Mundial, los alemanes agitaban felices la bandera de su país y apoyaban a su selección con entusiasmo.

No en esta ocasión.

Cualquiera que camine en Berlín esta semana difícilmente encontrará señal alguna de fervor mundialista. No hay banderas, carteles, eventos públicos o indicio alguno de que este país apasionado por el fútbol está por comenzar su participación en el máximo torneo del fútbol, donde buscará su quinto título a partir del martes, en un cotejo ante Japón.

Los antecedentes de Qatar en materia de derechos humanos y el trato a los trabajadores inmigrantes han arruinado la fiesta para muchos alemanes.

“No queremos disfrutar una Copa así”, comento a The Associated Press Bernd Beyer, miembro de la iniciativa Boycott Qatar. “Los aficionados no se identifican con esto y están diciendo que no quieren tener nada que ver con esto”.

Ha habido protestas numerosas contra el torneo durante los partidos de la Bundesliga y de la segunda división durante los últimos fines de semana. Los hinchas desplegaron mantas con mensajes que condenaban la situación de los derechos humanos en Qatar y los comentarios recientes del embajador mundialista Khalid Salman, quien equiparó la homosexualidad con un “daño mental”.

La falta de entusiasmo ha tenido también un impacto comercial. Los establecimientos minoristas habían capitalizado el revuelo de los mundiales previos mediante ofertas relacionadas con la selección alemana.

Podía verse por doquier al entonces técnico alemán Joachim Löw y a sus jugadores, en anuncios donde promovían toda suerte de bienes y servicios. Esta vez, la Asociación de Minoristas Alemanes de Deportes, informa que las ventas de artículos entre los aficionados ha bajado en comparación con los mundiales previos.

“Hasta ahora, esto no ha llegado siquiera a la mitad de lo que usualmente se vende en las tiendas durante los grandes eventos de este tipo”, indicó el presidente de la Asociación, Stefan Herzog, en declaraciones al grupo periodístico RND.

Adidas informó que la demanda de indumentaria de la selección alemana era baja, y que la camiseta más vendida hasta la fecha es la de México, considerada por algunos como una de las de diseño más vanguardistas entre las usadas por los 32 equipos de la Copa del Mundo.

Las ventas de televisores, que en general suben de cara a los grandes eventos deportivos, están bajando, de acuerdo con RND.

Incluso, cientos de bares en el país se niegan a poner en la TV los partidos del Mundial.

Steif Krüger, quien opera un bar en Berlín, dijo el viernes que boicoteará todo el torneo, incluso si Alemania llega a la final.

“Lo que está pasando en la Copa del Mundo es simplemente terrible”, dijo Krüger. “La gente que siempre ha visto fútbol con nosotros sabe también que no lo tendremos y está contenta con apoyar eso”.