Alcaraz, como en casa en Nueva York

·2  min de lectura

Nueva York (EE.UU.), 11 sep (EFE).- Se juega en Nueva York, pero el español Carlos Alcaraz fue recibido este domingo como si jugara en casa en el estadio Arthur Ashe, cuando saltó a la pista para medirse con el noruego Casper Ruud en la final del Abierto de Estados Unidos.

Alcaraz, que pelea por el primer 'grande' de su carrera y por la primera posición en el ránking mundial, fue el segundo en saltar a la pista y recibió una ovación de los más de 23.000 espectadores presentes.

El español se ha convertido en un ídolo de la afición neoyorquina con sus espectaculares actuaciones, tanto el año pasado, cuando fue cuartofinalista en su primera experiencia, como en esta temporada.

Sus batallas de cinco sets ganadas contra el croata Marin Cilic, el italiano Jannik Sinner y el estadounidense Frances Tiafoe, unidas a su manera de vivir el tenis y de pelear por cada punto, le han permitido ganarse el cariño local.

Incluso en las semifinales, cuando se midió con Tiafoe, pese a que la mayoría del estadio apoyara al estadounidense, hubo repetidas ovaciones para Alcaraz cuando lograba puntos espectaculares.

Este domingo la central se llenó de banderas españolas en las gradas, con muchos residentes y turistas que vinieron a Flushing Meadows en un día importantísimo para el murciano y para el tenis español.

También se ven muchos gorros con el logo de Rafael Nadal, cuatro veces campeón en Nueva York.

"¡Vamos Carlitos!", es el grito que más se escucha en la Ashe entre los puntos, para empujar al murciano hacia el quinto título de su extraordinaria temporada y el primer 'grande' de su carrera.

De ganar, Alcaraz puede convertirse en el más joven campeón del Abierto de Estados Unidos desde el estadounidense Pete Sampras en 1990, y en el más joven número uno del mundo de siempre.

Pasaría de la cuarta a la primera posición y arrebataría el récord de precocidad al australiano Lleyton Hewitt, quien alcanzó la cumbre del ránking en 2001, con 20 años.

Sería el cuarto jugador español capaz de alcanzar la primera posición, tras Carlos Moyá, Juan Carlos Ferrero y Rafael Nadal.

También Ruud, de 23 años, puede convertirse en número uno del mundo y, de hacerlo, lograría el salto más grande hacia la primera posición en el ránking. El noruego, formado en la Rafa Nadal Academy, es actualmente séptimo.

Es la primera vez que dos jugadores compiten en una final para hacerse con su primer 'grande' y la primera posición mundial.

La final se disputa con techo cerrado en la Ashe, a causa de la lluvia que cae desde esta mañana en Nueva York. EFE

am/cav

(foto)

(c) Agencia EFE