Alarma en Boca: el colombiano Sebastián Villa se hizo estudios médicos y tendría una lesión en los meniscos

·2  min de lectura
Una mala noticia para Sebastián Villa, cuando atravesaba un gran momento futbolístico
Una mala noticia para Sebastián Villa, cuando atravesaba un gran momento futbolístico

Boca suma otro contratiempo: el colombiano Sebastián Villa no participó de la práctica de fútbol abierta a la prensa y se hizo estudios médicos. El futbolista tiene una molestia en una de sus rodillas y se habría roto los meniscos. En principio, los facultativos del club xeneize tomarían una decisión en las próximas horas: evalúan operarlo. Todo apunta a que Villa, uno de los jugadores más desequilibrantes del plantel que dirige Hugo Ibarra, se perderá el Superclásico. Y podría estar afuera de las canchas hasta el final del torneo.

La lesión de Villa es un nuevo problema para el Consejo de Fútbol. Si se confirma el percance físico de Villa y su recuperación es prolongada, ahora podría pedir a la AFA un cupo extra en su lugar. Además de resolver el tema del colombiano, en las próximas horas los dirigentes de Boca tendrán que cerrar otros dos frentes abiertos: la salida de Jorman Campuzano (a Giresunspor, de Turquía, siempre que antes acepte renovar su contrato), y la de Luis Vázquez, por quien Almería, de España hizo una oferta concreta de US$ 7 millones más otros dos millones por objetivos.

Los hechos

Había llamado la atención la ausencia de Sebastián Villa en el entrenamiento que Boca le dejó observar a la prensa durante la última media hora de la misma. Y si bien se pensaba que estaba trabajando de manera diferenciada en kinesiología para recuperar alguna molestia, la cosa es más grave: uno de sus meniscos lo tiene comprometido y se podría despedir de lo que resta del año.

Es el jugador esencial del equipo xeneize en lo que va del año. En su momento, con Sebastián Battaglia al mando y, ahora, con Hugo Ibarra: 9 goles y 15 asistencias. Más en estos días, en el que el elenco no muestra una identidad con el exlateral derecho en el banco de suplentes y todo depende de las corridas del colombiano. Todo eso pierde Boca, más allá de que por tanta responsabilidad, muchas veces, el atacante se termina nublando.

La cuestión es que el menisco externo de su rodilla derecha estaría comprometido con una fuerte lesión e, incluso, se debate internamente la posibilidad de la cirugía en estas horas inmediatas. Sea como fuere, a poco más de dos meses para terminar la competencia, ya empieza a trascender que recién reaparecería el próximo año.

Y Boca deberá arreglarse con lo que tiene: evidentemente, la euforia generada por Luca Langoni en el último triunfo al puntero Atlético Tucumán (convirtió los dos goles para revertir el resultado) puede convertirlo en el reemplazante.