Alaba, sinónimo de goleada contra el Barça

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Madrid, 22 oct (EFE).- El austríaco David Alaba se estrenará este domingo en el clásico contra un Barcelona al que le tiene tomada la medida, con tres victorias en tres partidos mientras defendía la camiseta del Bayern de Múnich, incluyendo el sonado 2-8 en Lisboa, y en el que se rumoreó que quiso jugar en el pasado.

Uli Hoeness, expresidente del Bayern, así lo aseguró en la previa del Barcelona-Bayern de Múnich de esta temporada en Liga de Campeones: “Alaba me dijo que su sueño era jugar en el Barcelona. Entonces le dije: '¿Quieres negociar con el presidente o con el administrador concursal?'", dijo en la emisora de radio Bayern 1.

Palabras que el propio defensa se encargó de desmentir en una rueda de prensa con su selección: "Puedo recordar la conversación. Fue diferente, no como él dijo que era", respondió.

Más allá de estas suposiciones, Alaba recaló en el Real Madrid este verano y tras diez encuentros con la camiseta blanca ya se ha convertido en un líder de la defensa. Indicaciones, ánimos y correcciones constantes, incluso a futbolistas con más bagaje que él como el propio Casemiro, en un jugador llamado a ocupar un hueco gigante que dejaron la marcha, sobre todo, de Sergio Ramos y también de Raphael Varane.

Los dos centrales titulares, sin lesiones mediante, del Real Madrid durante las últimas temporadas emprendieron nuevos caminos. Ramos al París Saint-Germain, donde aún no ha debutado al no estar recuperado físicamente, y Varane a liderar la defensa del Manchester United, donde se reencontró con su excompañero Cristiano Ronaldo.

Y Alaba, con diez años a sus espaldas en un todopoderoso Bayern de Múnich, no le ha temblado el pulso. Heredó el ‘4’ del excapitán nada más llegar -en la selección española nadie cogió el ‘15’ hasta que lo hizo Pedro Porro para la reciente Liga de Naciones-, y ahora tiene por delante asumir galones en una defensa inexperta en todo un clásico.

Ancelotti ha avisado, en declaraciones para la web del club, de que lo más importante es no encajar gol. El gran debe del equipo en este arranque de temporada en el que solo ha dejado su portería a cero en cuatro ocasiones de 11 partidos, encajando un total de 12 tantos, más de uno por encuentro.

Para fortalecer esa faceta, el técnico italiano cuenta de vuelta con Ferland Mendy, 167 días después, en una posición de lateral izquierdo que ha sido un quebradero de cabeza. Hasta Eduardo Camavinga, en el infructuoso intento de remontada contra el Sheriff, ocupó dicha posición.

Circunstancia que hace que Alaba vuelve a asentarse como central. El propio Ancelotti reconoció que es donde más le gusta el austríaco, aportando jerarquía y buena salida de balón, a pesar de haberle usado como lateral, en el inicio de temporada y en la derrota contra el Espanyol (2-1) antes del último parón de selecciones; por lo que formará pareja con Eder Militao.

Alaba se estrenará así en un clásico, un partido diferente al resto aunque el defensa sepa lo que es enfrentarse, y ganar, al Barcelona hasta en tres ocasiones.

En las semifinales de la Liga de Campeones de la temporada 2012/2013, el austríaco fue partícipe, con dos asistencias, de las dos goleadas (4-0 y 0-3) que sufrió el conjunto azulgrana; con un 7-0 de global que siete temporadas después casi se hizo corto.

Antes, en la revancha del Barça dos campañas después, también en semifinales de Champions, Alaba no pudo jugar debido a una lesión de rodilla. El equipo dirigido por aquel entonces por Luis Enrique se impuso 3-0 la idea y tras una derrota 3-2 en la vuelta certificaron su clasificación para una final que, a la postre, ganaron al Juventus (3-1).

Y hace dos temporadas, en la 19/20, llegó la derrota más abultada en un partido de Liga de Campeones en la historia del Barcelona. Cuartos de final de Champions a partido único y en Lisboa, modificaciones debido a la pandemia del coronavirus, y el Bayern, con Alaba de central jugando los 90 minutos, le endosó un 8-2 al conjunto catalán.

Precedentes ampliamente favorables que Alaba intentará trasladar a un encuentro que tiene, todavía, más magnitud que aquellos Bayern de Múnich-Barcelona de los que salió victorioso.

Óscar Maya Belchí

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.