Adiós Black Warrior

Daniel Blumrosen J.

CIUDAD DE MÉXICO, enero 11 (EL UNIVERSAL).- La vida luchística de Jesús Toral López (7 de enero de 1969-10 de enero de 2023) cambió para siempre en 1996. Para entonces, ya tenía 12 años como gladiador, pero modificar el personaje que interpretó sobre el cuadrilátero lo catapultó al estrellato.

Después de deambular bajo los nombres de Camorra, La Máscara, Bronce, Super Star, Dragón de Oro, Bali y Vegas, la aparición de Black Warrior le dio la fama que buscaba, esa que no terminará con su muerte, ocurrida ayer.

Rudo hasta los huesos, Black Warrior se convirtió en un luchador consentido de la afición, sobre todo cuando se unió a su tío Blue Panther, además de Dr. Wagner Jr., dos leyendas nativas de La Comarca Lagunera.

Siempre se caracterizó por su técnica para aplicar llaves y la fuerza que presumía, pero la identidad de Black Warrior le ofreció lo que tanto necesitaba, ya que conectó con el público, para bien o para mal.

Y cuando su carrera parecía en declive, Místico apareció y nació la rivalidad más importante en su trayectoria.

Durante algunos meses, llenaron arenas en todo México, y tuvieron su clímax el 29 de septiembre de 2006, cuando encabezaron la cartelera del 73 aniversario del Consejo Mundial de Lucha Libre.

Ante una repleta Arena México, Místico derrotó y desenmascaró a Black Warrior, quien no claudicó y se mantuvo dentro de la élite del pancracio mexicano.