Adam Bareiro: un 9 distinto que genera emoción en San Lorenzo, un toro imparable

·5  min de lectura
Adam Bareiro, el goleador de San Lorenzo, en una tarde en la que hizo un gol y también erró un penal ante Boca
Adam Bareiro, el goleador de San Lorenzo, en una tarde en la que hizo un gol y también erró un penal ante Boca - Créditos: @Mauro Alfieri

Había una época en la que los centrodelanteros eran más noticia por las infracciones que recibían, que podían terminar en penales o en tiros libres peligrosos a la altura de la medialuna del área, para que algún compañero especialista explote su buena pegada. Hoy, una de las modernizaciones del fútbol (en cuanto al juego) está apoyada en que, además de hacer goles y jugar para los volantes, los puntas tienen que sacrificarse mucho: ser los primeros defensores del equipo. Esa es apenas una de las varias virtudes de Adam Bareiro, el delantero de San Lorenzo que atraviesa un buen presente. Aún errando penales (como le pasó ante Boca y Talleres), sus actuaciones son muy destacadas a fuerza de goles pero también porque juega con un esfuerzo que lo transforma en un toro imparable para atacar (y defender).

San Lorenzo es cosa seria: venció a un Racing que perdió la cabeza y se ilusiona en la Liga

Mateo Retegui, un diamante en bruto, es el máximo artillero del certamen con 10 festejos. El 9 de Tigre sorprende con movimientos, diagonales y remates contundentes. Luego lo siguen en la tabla de goleadores Bareiro, Cristian Colmán (Barracas Central), Enzo Copetti (Racing) y Franco Cristaldo (Huracán), todos con 7. La gran diferencia entre los otros 9 consagrados como pueden ser Darío Benedetto y Miguel Borja está en un despliegue físico que no claudica, para avanzar y llegar al gol; y también en el retroceso.

Bareiro marcando a Catalán, en el partido de San Lorenzo ante Talleres
Bareiro marcando a Catalán, en el partido de San Lorenzo ante Talleres - Créditos: @TŽlam

Durante los partidos, se lo ve a Bareiro chocando con los centrales, haciendo diagonales, ganando la posición a pura potencia y hasta presionando ante la pérdida de la pelota. Por eso no sorprende que en lo que va de la Liga Profesional haya convertido casi el doble de infracciones de las que sufrió. En los 15 partidos, hizo 39 faltas y recibió 25. Según datos de Opta Stats Performs, duplica a Copetti en infracciones cometidas (20 en 14 partidos) y queda despegado de Benedetto (5 en 7 partidos) y Borja (4 en 7 partidos).

En el último clásico en Avellaneda, en donde San Lorenzo se impuso merecidamente por 2-1 ante Racing, Bareiro hizo la misma cantidad de infracciones de las que recibió: 4. Incluso dentro del esquema 3-4-3 del Ciclón, que en el repliegue se transforma en un 5-4-1, es capaz de terminar dándole una mano al lateral como doble 4 o doble 3 o es quien encabeza la presión sobre el volante central adversario.

Insua, el revolucionario. 15 apuntes para un DT: por qué lo llamó Bilardo, la rebeldía intelectual y qué significan "los 11 minutos de las 23"

Pero no se queda sólo en un trabajo de esfuerzo defensivo, como podía ser la función que tenía Franco Soldano en el Boca de Gustavo Alfaro, sino que además –de los cuatro mencionados- es quien más patea al arco: Suma 29 disparos (14 de ellos al arco), Copetti tiene 28 -12-, Benedetto 13 y Borja 10. Junto con Copetti, además, suelen jugar muy bien con el cuerpo y ganar posiciones para asistir a sus compañeros: tienen dos cada uno, pero también suman pases para remates que no finalizaron en gol, pero sí terminaron en chances de riesgo: 10 en el caso de Bareiro, 25 en el caso del centrodelantero de la Academia.

Gattoni, Vombergar, Adam Bareiro, Cerutti, Elías, Juan Méndez y Giay, en un momento distendido en la práctica de San Lorenzo
Gattoni, Vombergar, Adam Bareiro, Cerutti, Elías, Juan Méndez y Giay, en un momento distendido en la práctica de San Lorenzo - Créditos: @Prensa San Lorenzo

Bareiro había llegado a San Lorenzo en 2019, pero tras la pandemia por coronavirus pasó a Monterrey y San Luis (México) y Alanyaspor (Turquía). Volvió al Ciclón y encontró en Rubén Insua a un entrenador que armó un equipo de atrás hacia adelante, tratando de ganar solidez desde la línea de tres centrales (Federico Gattoni, Cristian Zapata y Gastón Hernández); cuatro volantes (Agustín Giay, Jalil Elías, Juan Méndez y Nicolás Fernández Mercau) y tres delanteros (Ezequiel Cerutti, Bareiro y Nahuel Barrios).

Y un juego directo en ataque, con lanzamientos que van desde el arquero Augusto Batalla para que Bareiro luche con los centrales y pivotee balones para Cerutti y Barrios; también con los mediocampistas que llegan desde atrás. Este miércoles, el propio Bareiro reconoció en una entrevista con TNT Sports que en esta última etapa se bajó el sueldo para poder seguir en San Lorenzo y tener revancha futbolística: “Yo vine para tomar de vuelta mi revancha en el club, aprovechar el buen momento y no quería salir por temas económicos. Así que hice ese esfuerzo y es algo extra que no suma ni resta en lo que fue mi crecimiento futbolístico la institución”.

Bareiro se adapta a jugar como único centrodelantero o con doble 9, como sucede cuando Insua los incluye juntos con Andrés Vombergar. Así el Ciclón le ganó a Racing en Avellaneda. Cuando sucede eso, San Lorenzo termina posicionado 3-5-2 y entre ambos se buscan como referencia para sacarle rédito a los pelotazos o las acciones divididas.

San Lorenzo vs Estudiantes. 07/08/22
San Lorenzo vs Estudiantes. 07/08/22 - Créditos: @LA NACION/Anibal Greco

Tras el empate sin goles ante Estudiantes en el Nuevo Gasómetro, por la 12° fecha, Insua respaldó a Bareiro: “Le fui a preguntar después del partido si había tenido un problema y me dijo que estaba triste porque no podía convertir. Se había acostumbrado a hacer goles todos los partidos, pero nada más que eso. Tiene que tener tranquilidad y calma, es un gran profesional, una gran persona y seguimos confiando en él como lo hicimos desde que comenzó el torneo o un poquito más todavía porque está entre los goleadores del campeonato”.

No volvió a convertir en las últimas fechas, pero el Toro del Ciclón sigue exigiendo a los defensores rivales, aporta asistencias y genera chances claras que los defensores le sacan en la línea, como le pasó con Mura ante Racing, o como aquella que salvó Villalba de gran manera para Argentinos, en la Paternal.

Gol de Bareiro a Boca