Acosta consigue su objetivo, Gardner se queda a las puertas

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Portimao (Portugal), 8 nov (EFE).- El español Pedro Acosta (KTM) consiguió su objetivo de proclamarse campeón del mundo en el Gran Premio del Algarve de Moto3 que se disputó el domingo en el circuito de Portimao, el mismo escenario en el que el australiano Remy Gardner (Kalex) dio un golpe sobre la mesa y prácticamente "sentenció" el título de Moto2 ante quien era su gran rival, su propio compañero de equipo, el español Raúl Fernández (Kalex), que tuvo que conformarse con la segunda plaza.

Los dos líderes de ambas categorías cumplieron como lo deben de hacer los grandes campeones, con sendas victorias, aunque en el caso de Pedro Acosta le vino a "echar una mano" el surafricano Darryn Binder (Honda), quien en la última vuelta y con una conducción irresponsable que le valió la eliminación de la carrera portuguesa, tiró por los suelos las aspiraciones del italiano Dennis Foggia (Honda) y, también, en distinta medida, las del español Sergio García Dols (Gasgas).

Pedro Acosta completó un fin de semana casi de ensueño, pues aunque en los entrenamientos no destacó al ser decimocuarto, él sabía que su rendimiento estaba muy por encima de ese resultado y se encargó de demostrarlo desde los primeros compases de la prueba, en los que comenzó a remontar posiciones hasta llegar a la cabeza de carrera, en donde Dennis Foggia intentó infructuosamente escaparse en solitario para llegar con opciones al Gran Premio de la Comunidad Valenciana que se disputa la semana que viene en el "Ricardo Tormo" de Cheste.

Y estuvo a punto de conseguirlo, pero en la última vuelta, cuando Pedro Acosta tenía preparado su ataque, éste salió perfecto y la respuesta de Foggia se quedó por los suelos al ser embestido por detrás por el surafricano Binder, que entró absolutamente "colado" en esa trazada. En la acción también acabó por los suelos Sergio García Dols (Gasgas).

Acosta, que iba por delante, no se apercibió muy bien del incidente, pero por si acaso cerró todos los huecos hasta la bajada de la bandera de cuadros y consiguió el objetivo por el que había peleado: ser campeón del mundo.

El mismo objetivo que persiguen el australiano Remy Gardner y el español Raúl Fernández. Ambos hicieron su trabajo a la perfección, lo que a la postre se tradujo en un incremento de la ventaja del australiano hasta los 23 puntos lo que, salvo un error garrafal, le permitirá ser campeón en Valencia.

Ese resultado, en cierta medida, fue una sorpresa pues a lo largo de todo el fin de semana el portugués Raúl Fernández dio la impresión de contar con una superioridad clara respecto a su oponente, quien incluso sufrió una fuerte caída en los entrenamientos en la que se produjo una pequeña fisura en una costilla que no le impidió sorprender a todos, incluido su compañero de equipo.

Pero, en este caso, quizás la decisión más acertada fue la elección del neumático, pues mientras Raúl Fernández eligió el compuesto blando trasero, Gardner optó por el duro y eso le permitió llegar al final de carrera en mucho mejores condiciones que su oponente y el británico Sam Lowes, que también prefirió el compuesto duro y a punto estuvo de entregarle el campeonato al australiano, pues le faltaron ocho décimas para conseguir alcanzarlo y superarlo antes de la bajada de la bandera de cuadros.

Juan Antonio Lladós

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.