Acortar o morir, el dilema del béisbol mexicano

·4  min de lectura

Ciudad de México, 22 abr (EFE).- Acortar o morir. La Liga Mexicana de Béisbol (LMB) recortará la duración de los partidos de nueve a siete entradas en dos encuentros por semana. El objetivo es que los duelos no superen las dos horas y media para mejorar su atractivo en televisión, en lo que son "pioneros" en el mundo, según aseguró a EFE el presidente de la competición.

"El deporte que no sea un producto más atractivo para la televisión en el futuro es un deporte que morirá", explicó este viernes a Efe el presidente de la LMB, Horacio de la Vega, atleta olímpico mexicano de pentatlón en Atlanta 1996 y Sídney 2000.

La nueva medida se anunció el pasado 6 de abril y consiste en que los juegos de los martes y miércoles, en los que se tiene menor asistencia en los estadios, se jueguen a solo siete entradas. De la Vega consideró esta nueva estipulación como un "experimento" para ver si los aficionados se acostumbran y se queda como una medida permanente.

El jerarca del circuito de béisbol veraniego en México reconoció que "no hay forma" de que un deporte en la actualidad dure más de tres horas no sólo porque complica su retransmisión, sino que también hace que las audiencias más jóvenes no se interesen; gran parte de los aficionados de la LMB se encuentran entre los 45 y 55 años.

Desde que De la Vega tomó el mando de la LMB a finales de 2019 se propuso como una de sus metas bajar la duración de los partidos de la Liga que la temporada pasada tuvieron un promedio de tres horas y 26 minutos.

Entre las medidas que se han aplicado en su gestión están limitar las visitas de los 'coaches' al montículo y que los lanzadores deban enfrentar a por lo menos tres bateadores antes de salir del juego, pero ninguna había sido tan criticada por jugadores y aficionados como la reducción de los capítulos.

"Estas decisiones solo dañan la esencia del juego y todo por dinero. Esto no traerá generaciones jóvenes a ver el béisbol y sí hará que se pierdan fanáticos genuinos que crecieron mirando el verdadero béisbol", lamentó el cubano Henry Urrutia, primera base de los Saraperos de Saltillo.

Horacio de la Vega defendió la medida, avalada por los dueños de los 18 equipos de la LMB, al señalar que ya tuvo un efecto inmediato ya que crecieron en un 30 por ciento en los canales de televisión que retransmitirán los duelos.

Son más de 24 cadenas las que han firmado acuerdos para retransmitir los encuentros, entre las que se encuentran dos gigantes de los eventos deportivos como ESPN y Fox Sports, esta última se unió este año.

La llegada de más interesados en emitir la LMB ha permitido que los equipos aumenten sus patrocinadores, que se interesan por la exposición que alcanzará su marca y ahora los ingresos de las novenas se dividen en un 50 por ciento la venta de boletos y los que se recolecta en los estadios y el 50 por ciento restante por sus patrocinadores.

Esta nueva repartición de la entrada de dinero de los equipos evitará que se tenga que volver a suspender una temporada como en 2020 cuando la falta de aficionados en las gradas obligó a cancelar la campaña ya que antes los ingresos de gran parte de los equipos dependían en un 80 por ciento de los boletos.

Además de mejorar las finanzas de los equipos, el ejecutivo reveló que el aumento de canales de televisión ha hecho que la LMB sea sustentable y que pronto puedan repartir los recursos de los acuerdos televisivos entre todas las directivas de las novenas.

Junto a ser un contenido atractivo y funcional para la televisión, De la Vega confía en que el recorte de la duración de dos duelos por semana aumente la afluencia de aficionados a los estadios.

"Nos jactamos de ser un deporte familiar y creo que lo somos, pero un deporte familiar que empieza a las 7-8 de la noche y acaba a la una de la mañana, no es un deporte tan familiar porque no llevas a tus hijos a un evento de tanta duración y en horarios que tampoco son accesibles para que los niños acudan en familia".

La meta de De La Vega es congregar alrededor de la temporada a 5.5 millones de personas en los estadios para mejorar las 3.2 que se tuvieron el año pasado, en el que los inmuebles no funcionaron a su máxima capacidad por las restricciones de la pandemia.

"Somos la primera liga profesional del mundo que toma este riesgo y reto, pero que es algo que si no lo haces no puedes comprobar si funciona para el béisbol mundial. Si no sirve, no pasa nada, regresaremos al esquema original. Aunque buscaríamos que hasta los juegos de nueve entradas bajen de tres horas", sentenció De la Vega.

Rodrigo Corona

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.