Abierto de Palermo. La Dolfina, con estirpe de campeón y el sello de Adolfito y Poroto Cambiaso, en un día muy especial

·5  min de lectura
Adolfito Cambiaso se dio el gusto: jugó con su hijo Poroto en el Abierto de Palermo
Adolfito Cambiaso se dio el gusto: jugó con su hijo Poroto en el Abierto de Palermo - Créditos: @Rodrigo Néspolo

Un inicio con el sello de un campeón. Un arranque con la marca registrada del equipo. Una aventura que lleva la estirpe de una familia que es sinónimo del Abierto Argentino y se enseña por duplicado: Adolfo y Poroto Cambiaso, en un día muy especial para ambos ya que fue su primer partido juntos en el tradicional certamen, sostuvieron el pulso, el ritmo del primer chukker, que dejó por sentado el poderío de La Dolfina y la nueva experiencia que desandará La Esquina, que compite por segunda vez en la historia y que llegó a la máxima cita de la Triple Corona, desde el Torneo Clasificatorio. El triunfo 15 a 7 es un reflejo de la disparidad entre una formación que batallará por la corona y otra que se ensambla para crecer en el tiempo.

La primera infracción del juego fue la vía que le posibilitó a La Esquina anotar su primer gol: la falta de David Stirling le abrió la puerta a Ignacio Laprida, que con un penal de 40 yardas descontó, después de ese primer chukker avasallante que compuso La Dolfina, en donde Poroto hizo de asistidor de su padre, que facturó por triplicado en esos primeros seis minutos y medio de juego. La tarea demoledora se reflejó en las estadísticas, apartado en el que el reciente campeón de Hurlingham remató en siete ocasiones contra apenas una de La Esquina, que fue efectiva en su única chance.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio
Juanma Nero con la bocha; detrás, Poroto Cambiaso, en una jornada especial en Pilar
Juanma Nero con la bocha; detrás, Poroto Cambiaso, en una jornada especial en Pilar - Créditos: @Rodrigo Néspolo

No cometer infracciones resultó una de las premisas de La Esquina, que en el comienzo tomó nota de lo que fue la efectividad de La Dolfina en el reciente Abierto de Hurlingham: 28 sobre 35. Y también aprovechó las equivocaciones de la formación que se ofrece como el principal retador del campeón defensor La Natividad en el Abierto Argentino. Con un gol del español Pascual Sáinz de Vicuña recortó distancia y nuevamente Nachi Laprida, de penal, provocó la sorpresa al emparejar el score.

La última presencia de padre e hijo fue cuando se produjo el debut de Facundo Pieres, que jugó Gonzalo –ya retirado, pero ejecutando uno de sus tantos regresos-, en 2003. El padre tuvo su espacio debido a la suspensión de Matías Mac Donough. Poroto Cambiaso no es un novato en el Abierto de Palermo, porque el año pasado descolló en La Dolfina la Brava, equipo con el que se anotó con 28 goles. Todo un espectáculo y una señal para el futuro. Adolfito arrancó el juego con 1068 goles en el Abierto Argentino y en aumento, mientras que Poroto se esforzaba por marcar al primero con su padre como compañero: Cristian Laprida (h) se lo negó, al bloquearle un córner, pero el juvenil N°3 no se desesperó y en la siguiente acción convirtió, después de generar un robo.

La palabra de Adolfito

En la cancha hay complicidad entre Adolfito y Poroto, pero también reglas y responsabilidades que cumplir para que el juego fluya. Los dos primeros penales se los repartieron entre padre e hijo, que luego fue el encargado de continuar con la ejecución de las infracciones. El múltiple campeón no tuvo ningún reparo en remarcarle alguna distracción o la mala decisión en jugadas puntuales.

La superioridad y la versatilidad de La Dolfina se observó en cómo reguló el juego: del arranque avasallante a un quedo que facilitó la reacción de La Esquina, que llegó a igualar el marcador promediando el segundo chukker. Para evitar que el rival deje de ser sorprendido, La Dolfina por pasajes rotó posiciones: Pelón Stirling en algunas acciones apareció como N° 1 y en otras el que lo hizo fue Juan Martín Nero. El N°4 en su retorno a la estructura, después de su fallido paso por Murus Sanctus, vuelve con el deseo de recuperar la gloria con el equipo con el que se consagró nueve veces en Palermo.

Poroto Cambiaso vivió una jornada muy significativa al jugar con su padre
Poroto Cambiaso vivió una jornada muy significativa al jugar con su padre - Créditos: @Rodrigo Néspolo

El propio Adolfito fue quien después de perder la final de 2021 ante La Natividad sentenció que el deseo para esta temporada era jugar con su hijo, Stirling y también con Nero. Y el deseo se cumplió. Con el trenquelauquense, que anotó tres goles, La Dolfina recupera el 75 por ciento de la alineación que marcó una época y la que encadenó tantas alegrías y éxitos.

Un estreno convincente de La Dolfina, después de la consagración en Hurlingham. Un arranque que ilusiona a Adolfito y a Poroto, padre e hijo que sueñan con levantar el máximo trofeo de la Triple Corona.

Lo mejor del partido

La síntesis del partido

  • La Dolfina: Adolfo Cambiaso (h), 10; David Stirling (h), 10; Adolfo Cambiaso (n), 9 y Juan M. Nero, 10. Total: 39.

  • La Esquina: Pascual Sáinz de Vicuña, 6; Cristian Laprida (h), 8; Lucas James, 7 e Ignacio Laprida, 8. Total: 29.

  • Progresión: La Dolfina 3-0, 3-1, 5-3, 7-4, 10-5, 12-6, 14-6 y 15-7.

  • Goleadores de La Dolfina: A. Cambiaso (h), 6 (1 de penal); A. Cambiaso (n), 6 (tres de penal); Juan Martín Nero, 3. De La Esquina: P. Sáinz de Vicuña 1; Cristian Laprida (h), 1; I. Laprida 5 (3 de penal);

  • Jueces: Gastón Lucero y Martín Pascual.

  • Árbitro: Hernán Tasso.

  • Cancha: N°2 de la AAP, Pilar.