Abierto de Palermo: Cría La Dolfina se impuso en el partido de más bajo goleo de la Triple Corona

Tomás Panelo parte rumbo a los mimbres: dos partidos jugados y dos triunfos, un inicio estadístico positivo para Cría La Dolfina que en la cancha N°2 de Palermo superó 9 a 5 a La Esquina
Tomás Panelo parte rumbo a los mimbres: dos partidos jugados y dos triunfos, un inicio estadístico positivo para Cría La Dolfina que en la cancha N°2 de Palermo superó 9 a 5 a La Esquina - Créditos: @Fabián Marelli

La adrenalina y el vértigo que acompañó el estreno en el predio de la Asociación Argentina de Polo en Pilar se replicó en el primer juego en la cancha N°2 de Palermo para Cría La Dolfina. Con actitud dominante, generando situaciones contra los mimbres mediante Guillermo Terrera y Diego Cavanagh en los primeros minutos de la aventura, el equipo B de Cañuelas demostró intenciones de pulsearle a La Dolfina y a la Ellerstina, los dos candidatos máximos de la Zona B del 129° Abierto Argentino. La enorme diferencia entre el juego del debut y la segunda participación se reflejó en el desarrollo y en el resultado: la victoria 9 a 5 sobre la Esquina no tuvo intriga en el desenlace, ni se presentó el nerviosismo y la incertidumbre en el octavo chukker, como sucedió con La Irenita II, aunque el score fue el goleo más bajo de la Triple Corona.

El triunfo inobjetable y con una ventaja de cuatro goles –los que marca el hándicap entre ambas formaciones- tuvo un comienzo enredado, donde la ausencia de justeza le impidió registrar el en resultado la producción del cuarteto en la cancha. Recién a falta de 42 segundos para el desenlace del primer chukker firmó la apertura del marcador y rompió la paridad: un toque suave frente a los mimbres de Guillermo Terrera, después de una asistencia de lujo de Tomás Panelo, destrabó el juego y el score; un penal sobre la campana de Diego Cavanagh, el único de los ocho protagonistas con más de 100 goles, estiró la ventaja y marcó la tendencia de un resultado que nunca cambió de mando.

La victoria 9 a 5 de Cría La Dolfina, el triunfo de goleo más bajo de la Triple Corona
La victoria 9 a 5 de Cría La Dolfina, el triunfo de goleo más bajo de la Triple Corona - Créditos: @Fabián Marelli

Los tres goles de hándicap de diferencia contra La Irenita II no se expresaron en el desarrollo como ocurrió en la cancha N°2 de Palermo, donde los cuatro goles de hándicap frente a La Esquina se enseñaron como un abismo en el juego en los cuatro primeros chukkers. Un dato, cuando promediaba el encuentro, expresaba la brecha: 16 tiros a los mimbres de jugada, frente a ninguno de La Esquina, que anotó su primer gol a través de un penal que convirtió Ignacio Laprida. Las indicaciones de un experimentado Alberto Pepe Heguy en el palenque del equipo con sede en General Rodríguez, toda una señal de la superioridad que exponía Cría La Dolfina frente a la formación que lo tiene al ex delantero como coach, que se imponía en todos los rubros de la estadística.

Lo mejor del encuentro

El costado amable para La Esquina en las cifras resultó la ineficacia en las definiciones del rival, lo que le posibilitó entusiasmarse con achicar y regresar al partido: el milagro de batallar por la victoria nunca sucedió, pero la derrota resultó más digna en el marcador y también en el juego. Los números eran indisimulables, porque de 16 remates Cría La Dolfina solo logró acertar seis frente a los mimbres en esa primera mitad del encuentro, números que al final fueron más alarmantes: 21-6.

La supremacía era gigante en el juego, pero módica en el marcador de cada chukker: el equipo B de Cañuelas ganó 2-0: 2-1; 2-0; 2-1, el quinto parcial terminó sin goles y desde entonces no volvió a doblegar al rival. En ese segmento, el jugador contundente fue Cavanagh, finalmente el goleador del partido, pero el miembro desequilibrante de Cría La Dolfina fue el juvenil Tomás Panelo: el N°2 resultó un todoterreno: un gol, asistencias y un desdoblamiento en ofensiva y defensa para marcar el pulso de un conjunto que se tomó un respiro en el inicio del sexto parcial y llamativamente no volvió a lucir como en el arranque.

Un gol en los últimos cuatro chukkers anotó Cría La Defina: la ineficacia frente a los mimbres fue el déficit del equipo B de Cañuelas
Un gol en los últimos cuatro chukkers anotó Cría La Defina: la ineficacia frente a los mimbres fue el déficit del equipo B de Cañuelas - Créditos: @Fabián Marelli

En un juego donde sostener la intensidad durante los ocho chukker resulta un desafío, las jugadas atípicas también acompañaron: la primera, la infracción de Terrera sobre Ignacio Laprida, que quedó posicionado para iniciar la jugada, porque su hermano Cristian –el encargado de esa acción- no estaba en la cancha, porque ensayaba un cambio de caballo. La segunda fue Penal 1 o Foul Gol sobre Cavanagh: la infracción es convalidada con un gol y el juego no se reinicia con un throwing, si no con la bocha en poder del equipo que recibió la falta. La regla que se impone para aumentar la seguridad y también ayuda a la agilidad, porque la sanción de un penal conlleva demora entre acomodar la pelota, la preparación del ejecutante y la propia ejecución.

La ausencia de contundencia para Cría La Dolfina entre el quinto y octavo chukker animó a La Esquina, que logró ganar de modo ajustado –el sexto y el séptimo por 1 a 0-, aunque la victoria del equipo B de Cañuelas no corrió riesgo. Seguramente, esta clase de licencias no podrán ser contempladas en los próximos dos duelos en Palermo, donde los rivales serán La Dolfina y Ellerstina. Hasta ahora, cumplió los objetivos: dos juegos y dos triunfos. Lo mejor está por venir.

La síntesis

CRÍA LA DOLFINA: Guillermo Terrera (h), 9; Tomás Panelo, 8; Diego Cavanagh, 8 y Alejo Taranco, 8. Total: 33.

LA ESQUINA: Pascual Sáinz de Vicuña, 6; Cristian Laprida (h), 8; Lucas James, 7 e Ignacio Laprida, 8. Total: 29.

PROGRESION: Cría La Dolfina 2-0; 4-1; 6-1; 8-2; 8-2; 8-3; 8-4 y 9-5.

GOLEADORES DE CRÍA LA DOLFINA: G. Terrera (h), 2; T. Panelo, 1; D. Cavanagh, 6 (3 de penal y penal 1).

DE LA ESQUINA: P. Sáinz de Vicuña 2; I. Laprida 3 (3 de penal).

JUECES: Gastón Lucero y Gonzalo López Vargas.

ÁRBITRO: José I. Araya.

CANCHA: N°2, Palermo.