Abierto de Hurlingham: a los 16 años, Poroto Cambiaso alcanzó su mayor logro en su campaña en la Argentina

Padre e hijo quedaron lejos en la jugada final, pero los dos festejan ser campeones del Abierto de Hurlingham; para Adolfito se trata de la 14ª vez, y para Poroto, su bautismo de consagración en un torneo de Triple Corona.
Padre e hijo quedaron lejos en la jugada final, pero los dos festejan ser campeones del Abierto de Hurlingham; para Adolfito se trata de la 14ª vez, y para Poroto, su bautismo de consagración en un torneo de Triple Corona. - Créditos: @LA NACION/Hernan Zenteno

Lo que se propone, lo logra. Nada parece imposible para Adolfo Cambiaso. El mejor del mundo alcanzó un nuevo hito en su legendaria carrera al conquistar un certamen de Triple Corona con su hijo. En su primer año jugando al lado de su primogénito homónimo, conocido familiarmente como “Poroto”, como titular, logró su primer objetivo al ganar el Abierto de Hurlingham por La Dolfina, un éxito que tiene un inmenso valor en sí mismo y le permite ilusionarse con hacer realidad un sueño más: consagrarse en el Argentino Abierto.

Con la victoria por 13-12 sobre La Irenita, La Dolfina volvió a festejar luego de un 2021 vacío de títulos. El último logro había sido en el Argentino Abierto 2020. Para esta temporada, Cambiaso apostó a su viejo anhelo de jugar al lado de Poroto. Siempre con su amigo David Stirling como ladero y con el regreso de Juan Martín Nero tras una temporada. No tardaron en llegar a lo más alto.

El primer gol, de Poroto

Para Poroto, de tan sólo 16 años, se trata del primer trofeo de Triple Corona, en su segunda final, luego de participar en la definición de Tortugas 2020, en aquella ocasión como suplente por una lesión de Stirling, a los apenas 14 años. Pese a su juventud, en esa temporada ganó la Copa Cámara de Diputados y se el derecho a jugar Palermo en 2021. Lo hizo en el segundo equipo de La Dolfina y subió a 9 goles de handicap. Para su padre, ya estaba listo para dar el salto.

Es un sueño cumplido. Se me vienen muchas cosas a la cabeza en este momento. La familia, el equipo de trabajo...”, dijo Adolfo emocionado. “Es la frutilla del postre. Que Poroto haya logrado esto con 16 años es increíble, no deja de sorprenderme”.

Juan Britos traba el taco de Poroto Cambiaso, que a los 16 años juega como si tuviera quince más.
Juan Britos traba el taco de Poroto Cambiaso, que a los 16 años juega como si tuviera quince más. - Créditos: @LA NACION/Hernan Zenteno

Para La Dolfina se trata del 11er título en Hurlingham Club, cuyas tribunas de la cancha 1 tuvieron una concurrencia de 75% de su capacidad en una soleada y agradable tarde. Además, la de los Cambiaso, Stirling y Nero es la cuarta formación con que el club lo logra. Para Cambiaso, es la 14ª The Ayrshire Cup, ya que la había ganado tres veces en sus primeros años en Ellerstina.

El partido no tuvo el atractivo que se anticipaba entre dos equipos que pregonan un juego abierto y dinámico. Antes bien, estuvo signado por los fouls, las protestas y los goles de bocha parada. Después de un comienzo furioso de La Dolfina, La Irenita equiparó antes del descanso largo y se esperaba una segunda mitad emotiva. No obstante, el partido se afeó y La Dolfina sacó distancia por medio de penales.

Golazo de construcción colectiva de La Dolfina

Poroto, que había sido la figura en la definición del grupo ante Ellerstina el domingo pasado, no tuvo un desempeño especialmente destacado. Sí fue el máximo goleador, con ocho tantos, incluidos seis de penal. Las infracciones fueron el denominador común de un encuentro deslucido. “Es lógico. Era un partido difícil de jugar”, justificó Cambiaso. “El otro equipo también juega y la cancha no estaba fácil”.

En más de una ocasión se escuchó a Adolfito reclamarle al hijo por algún desentendimiento. “¡Concentrate, hermano!”, le gritó una vez. En otra, tras pedirle “back cola”, se limitó a tomarse la cabeza. “En la cancha, para mí es un jugador más. En la cancha no es mi hijo”, justificó Cambiaso. “Lo trato como a un compañero más, como a Pelón o Juanma, que me p... cuando me mando alguna yo”.

El golazo de Poroto-Pelón

No es el primer título grande para los Cambiaso actuando juntos, aunque sí el más importante. Ya habían ganado en Estados Unidos la Gold Cup y el US Open, jugando por Scone el año pasado, y el British Open en 2020, con la camiseta de Next Generation. Hurlingham representa un escalón más. El gran objetivo es el Argentino Abierto, que comenzará el martes. Después de esta conquista, es imposible no incluir a La Dolfina entre los favoritos.

“Yo me tengo mucha fe. Tenemos equipo como para ganarlo. Va a ser difícil: están La Natividad, Ellerstina... el propio La Irenita, que jugó un gran torneo”, dijo Cambiaso, que no le resta un ápice de importancia a este logro. “No me quedan tantos años para jugar con Poroto. No sé si va a repetirse esta oportunidad. Se presentó ésta y teníamos que apuntarle al ojo”.

Adolfo Cambiaso crió polísticamente a su hijo, pero no termina de sorprenderse por lo que consigue Poroto.
Adolfo Cambiaso crió polísticamente a su hijo, pero no termina de sorprenderse por lo que consigue Poroto. - Créditos: @LA NACION/Hernan Zenteno

La Dolfina comenzó mucho mejor y se adelantó a 6-1 en dos chukkers. Pero como en la semifinal contra La Natividad, La Irenita no se dio por vencido y descontó de a poco hasta ponerse a uno (6-7) antes del mediotiempo, incluidos tres golazos de Juan Martín Zubía en el cuarto chukker; el back fue el mejor de la final.

Uno de los grandes tantos de Zubía

Sin embargo, lo que se presumía un partido abierto y emotivo se convirtió en uno friccionado y hablado. Mucho taco levantado, mucho reclamo, mucho pitazo. Terreno fértil para La Dolfina, que había llegado hasta esta instancia abriendo los partidos con penales. Un parcial de 5-0 que incluyó cuatro ejecuciones de Poroto Cambiaso sentenció el duelo: 12-6. La Irenita volvió a acercarse, pero no le alcanzó. De todas maneras, se trata de una destacada labor para la nueva formación que lidera Pablo Mac Donough.

Compacto de la final de Hurlingham

Este martes empezará Palermo. Cambiaso va por otro sueño. Hace un par de años parecía imposible. Esa palabra no está en su vocabulario.

Síntesis de La Dolfina 13 vs. La Irenita 12

  • La Dolfina: Adolfo Cambiaso (h.), 10; David Stirling, 10; Adolfo Cambiaso (n.), 9, y Juan Martín Nero, 10. Total: 39.

  • La Irenita: Juan Britos, 9; Francisco Elizalde, 9; Pablo Mac Donough, 10, y Juan Martín Zubía, 8. Total: 36.

  • Progresión: La Dolfina, 2-1, 6-1, 6-2, 7-6, 8-6, 12-7, 12-9 y 13-12.

  • Goleadores de La Dolfina: Cambiaso (h.), 1; Stirling, 2; Cambiaso (n.), 8 (6 de penal), y Nero, 2. De La Irenita: Britos, 2 (ambos de penal); Elizalde, 2; Mac Donough, 1, y Zubía, 7 (4 de penal y 1 de lateral).

  • Jueces: Martín Pascual y Gonzalo López Vargas. Árbitro: José Ignacio Araya.

  • Cancha: Nº 1 de Hurlingham.

Pablo Mac Donough avanza entre los dos Cambiaso, con apoyo de Juan Martín Zubía, que consiguió un golazo de saque lateral.
Pablo Mac Donough avanza entre los dos Cambiaso, con apoyo de Juan Martín Zubía, que consiguió un golazo de saque lateral. - Créditos: @LA NACION/Hernan Zenteno