Abierto Británico: Rory McIlroy aprovechó las bondades de un Old Course sin viento en el estreno

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Rory McIlroy, en la salida del 2; el norirlandés empezó en gran forma en el Old Course de St. Andrews, en una jornada sin vientos que permitió scores bajos
Rory McIlroy, en la salida del 2; el norirlandés empezó en gran forma en el Old Course de St. Andrews, en una jornada sin vientos que permitió scores bajos - Créditos: @Peter Morrison

Rory McIlroy empezó y terminó la vuelta con birdies. Acertó un putt de 17 metros en el 1 y cerró con dos putts, después de acertar el green con el driver en el 18. Sin viento, St. Andrews invita a hacer buenos scores. No por eso el 150º British Open va a ser menos entretenido. El norirlandés fue uno de los que más provecho sacó de las benévolas condiciones del campo y rápidamente rubricó su condición de candidato al título, en procura de cortar una racha de ocho años sin majors.

Ganador de dos títulos esta temporada, segundo en el Masters y top 10 en el PGA Championship y el US Open, McIlroy llegó a la cuna del golf en uno de los momentos más dulces de su carrera. Es quien menos paga en las casas de apuestas y no hay especialista que omita su nombre a la hora de hacer la lista de candidatos. Desde que ganó el PGA Championship 2014 en Valhalla pasó algunos altibajos, pero fueron más las veces que se paró al tee del 1 con chances ciertas de volver a ganar un torneo grande. Por distintas razones, ese quinto major le sigue siendo esquivo.

McIlroy en el tee del 18; el norirlandés tuvo una gran jornada en St. Andrews
McIlroy en el tee del 18; el norirlandés tuvo una gran jornada en St. Andrews - Créditos: @Peter Morrison

McIlroy arrancó el Open con una tarjeta de 66 (-6), que incluyó siete birdies y un bogey por la mañana, cuando se dieron los mejores scores. Sólo lo superó el norteamericano Cameron Young, que con 64 quedó a uno de igualar la mejor vuelta en un major, que entre varios ostenta el propio Rory, establecido en esta misma cancha en 2010. El candidato a novato del año en el PGA Tour fue protagonista del último PGA Championship, cuando finalizó tercero.

El sudafricano Ernie Els también se destacó en el primer día de acción en el tradicional Open británico
El sudafricano Ernie Els también se destacó en el primer día de acción en el tradicional Open británico - Créditos: @Peter Morrison

Tan benévolo lució el Old Course que la primera vuelta terminó con 54 jugadores por debajo del par, una cifra inaudita para un major. Entre los que pueblan la parte alta del tablero aparecen figuras como el australiano Cameron Smith (-5), otro de gran temporada, y Lee Westwood, Viktor Hovland, Dustin Johnson y Scottie Scheffler, todos con -4, igual que Barclay Brown, el aficionado inglés que fue líder durante algunas horas tras salir por la mañana temprano. Con -3 aparecen Bryson DeChambeau, Xander Schauffele, Ian Poulter y Padraig Harrington; y hasta una gran vuelta del veterano Ernie Els (70).

Tiger Woods, en una jornada poco propicia; el exnúmero 1 empezó con un doble bogey y no consiguió recuperarse
Tiger Woods, en una jornada poco propicia; el exnúmero 1 empezó con un doble bogey y no consiguió recuperarse - Créditos: @Gerald Herbert

En cambio, no fue una buena tarde para Tiger Woods, dos veces campeón en esta cancha (2000 y 2005), que firmó 78 después de casi seis horas de juego. Jugó por la tarde y tenía una corta recuperación para salir por la mañana del viernes a hacer un buen score si quiere superar el corte. Recuérdese que no pudo jugar los últimos 18 hoyos del PGA Championship, su último certamen, y no jugó el US Open. El mismo score registró el argentino Emiliano Grillo en su primer major de la temporada y que ve lejos el objetivo de mejorar el 12º puesto conseguido en los Open de 2016 y del año pasado, sus mejores resultados en torneos grandes.

Lee Westwood, otro de los que tuvo una gran jornada
Lee Westwood, otro de los que tuvo una gran jornada - Créditos: @PAUL ELLIS

Mucho mejor le fue al cordobés Jorge Fernández Valdés. En su primer major (se clasificó tras ganar el Abierto de la República), llegó a estar 4 sobre par luego de 10 hoyos, pero se recuperó y cerró con birdies en el 14 y el 18 para firmar 74, pasadas las 10 de la noche en Escocia. Igual debe trabajar para estar el fin de semana.

Reconocimiento y aplausos para Rory McIlroy en el camino al tee del 14
Reconocimiento y aplausos para Rory McIlroy en el camino al tee del 14 - Créditos: @ANDY BUCHANAN

La última vez que la Claret Jug estuvo en juego en St. Andrews, en 2015, McIlroy no pudo participar por haberse lesionado un tobillo jugando al fútbol. Suspendido el certamen en 2020 por la pandemia (el Open regresa aquí cada cinco años), volvió a la cuna del golf este año, y McIlroy quiere sacarse la espina. Aunque nunca ganó aquí, sabe cómo jugar en esta cancha.

Gran arranque de McIlroy

“Todo luce bastante estable. No encuentro grandes complicaciones en mi juego. Todo está en buena forma”, dijo McIlroy, de 33 años. “Fue un comienzo fantástico, de los que uno espera cuando llega aquí a principios de semana. Hice todo lo que se supone que uno haga en St. Andrews. Hice birdies en los hoyos que son para hacer birdie e hice pares en los hoyos que uno espera hacer par, y apuntar al siguiente tee. No me salí del foco en ningún momento”, añadió.

Un comienzo similar al que tuvo en los últimos dos majors: 65 en el PGA Championship y 67 en el US Open. Sin embargo, en ninguno pudo lograr el objetivo. “Tengo que salir mañana a repetir lo que hice hoy. Eso es lo importante. Esta cancha no va a cambiar demasiado, no creo. Sé qué esperar”, dijo confiado.

El impactante águila de Ian Poulter

El pronóstico augura condiciones similares durante todo el fin de semana. Sin la defensa del viento, con los fairways firmes y duros, St. Andrews se vuelve una cancha corta para los profesionales. Los pares 4 del 8, 12 y 18, por ejemplo, invitan a tirarle al green desde el tee. Esto auspicia scores bajos, pero no le quita atractivo al certamen. Mejor no “acertar” uno de los 110 bunkers y hacer tres putts en los amplísimos greens no es inusual. Ian Poulter sacó provecho de ellos y acertó uno de 49 metros (águila en el 9), cambiando momentáneamente por aplausos los silbidos que recibió por haberse mudado a la gira saudí. Menos querido aún fue Patrick Reed, quien salió a jugar con una gorrita con la inscripción de la LIV Golf Series.

Aun con scores bajos, St. Andrews conserva su magia. Rory McIlroy también quiere seguir haciendo de la suya.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.