Durante años cargué con la responsabilidad de los Marlins sobre mis hombros, ahora es diferente

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
DAVID SANTIAGO/dsantiago@miamiherald.com
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

La humildad siempre ha sido un componente básico en Miguel Rojas. Hay momentos, sin embargo, que al más humano de todos le llega el golpe de la adversidad, como le ha sucedido al capitán de los Marlins en este principio de temporada.

El venezolano ingresó al terreno el martes con una línea ofensiva de .190/.227/.267 en 30 juegos, algo que nunca antes había experimentado en Grandes Ligas, pero no hay mal que dure 100 años o una contienda, y menos si se tiene la ética de trabajo del campocorto de Miami.

Para Rojas, el martes marcó su primer juego de tres hits en lo que va de 2022. Su jonrón inicial en el quinto ante el abridor de los Nacionales, Joan Adon, rompió un empate y luego pegó doble y sencillo para quedar a un triple del ciclo. Todavía falta algo para ver al pelotero de siempre, aunque ya dio un paso fuerte en esa dirección.

¿Cómo valoras la temporada hasta el momento?

“Ha sido bastante diferente. Es la palabra que uso. Faltan demasiados juegos. Tenemos muchos chances de arreglar los números. Nadie se va a acordar del principio si uno termina bien. No jugué [el lunes], pero hoy [martes] pude conectar un jonrón. Los muchachos batearon y ganamos. Eso habla de que este es un equipo competitivo’‘.

Has pasado por todo, ¿sabías que un momento mejor iba a llegar?

“No te puedo decir mentiras. Ha sido bastante difícil. No creo que me había sentido así en los últimos anos hasta hace un par de días en que comencé a sonar el bate un poquito mejor. Soy un buen bateador de la bola de adentro y es algo que no estaba haciendo bien. Cuando conecto a la bola adentro, siento que soy el mejor bateador que puedo ser. Este deporte te da bastantes golpes, pero hay que seguir trabajando. El trabajo me ha salvado a mí de los problemas’‘.

Al menos el equipo no los apura, les tiene confianza.

“Es muy importante ese respaldo. No es solo que la gente lo diga, sino que los números lo respalden. Hoy en día en este juego el promedio no lo es todo. Hay cosas en la sabermetría que te muestran que vas por el camino correcto. Eso es algo que la organización ve. Mira el caso de Avisail, que ha hecho muchos contactos buenos. Lo importante es el proceso. Gente que ha jugado temporadas largas’‘.

Siempre has tomado una gran responsabilidad con este equipo.

“Algo que he pensado en este principio de temporada es que sigo pensando de que debo echarme el equipo al hombro. Esa es una presión que he tenido durante tantos anos y ya no es así. Tenemos peloteros como Soler, Avisail, Aguilar, un Jesús Sánchez que ya comenzó a tomar su rumbo. De La Cruz ha demostrado ser un buen bateador. Jazz ha sido nuestro MVP. Cuando te quitas esa presión, las cosas comienzan a fluir mejor’‘.

¿Y estás listo para eso?

“El peor enemigo de uno es uno mismo. Durante siete anos sentía esa responsabilidad de hacer algo noche a noche. Ahora llega el momento de seguir confiando en lo que has hecho en tu carrera. Ahora hay un nuevo personal. Uno no va a caerse así de fácil. Mientras más duro te caes, mejor te levantas. El béisbol es más mental que físico

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.