El año en que Marcelo Gallardo se fue de River: el legado del DT más ganador de la historia

Marcelo Gallardo se despidió en Mendoza como DT de River, pero dejó un legado difícil de igualar
Marcelo Gallardo se despidió en Mendoza como DT de River, pero dejó un legado difícil de igualar - Créditos: @Marcelo Aguilar

“Ha sido una historia hermosísima”. El 13 de octubre de 2022 no será un día más para el Club Atlético River Plate. Siempre tendrá encima el melancólico recuerdo del adiós. Doloroso, impactante y desconcertante. Porque aunque el final parecía estar cada vez más cerca, en el fondo nadie estaba realmente preparado para asimilarlo cuando ocurriera. Y pasó: Marcelo Gallardo dejó de ser el técnico millonario tras ocho años y medio en su primer año calendario sin títulos. Pero la historia ya estaba escrita: alzó 14 títulos (siete locales y siete internacionales) para volverse el DT más ganador y el más laureado junto con Ángel Labruna entre sus etapas de jugador y entrenador con 22 coronas.

Aquel llamado de Enzo Francescoli a Marcelo Gallardo en mayo de 2014 cuando el Muñeco estaba a horas de firmar con Newell’s cambió para siempre la vida moderna de River. Fue el primer paso de la transformación. Una renovación absoluta y profunda en todas las áreas de trabajo del fútbol profesional para volver a los primeros planos internacionales y saborear las victorias más anheladas frente a Boca, el máximo rival. Fueron 424 partidos con 228 victorias, 111 empates y 85 derrotas (62,5% de efectividad) más 756 goles a favor y 366 en contra . Y cinco eliminaciones consecutivas contra el Xeneize, incluyendo las finales de la Supercopa Argentina y la Copa Libertadores en 2018.

Su perfil estratega, metódico, intenso, detallista y perfeccionista está grabado a fuego. El “vamos por más” como frase de cabecera ya es una obligación. Es que esa voracidad para mirar el futuro le permitió sostenerse en un ciclo único que rompió todos los moldes actuales. Gallardo se caracterizó por su búsqueda constante de desafíos, la renovación continua frente al paso del tiempo, la capacidad de potenciarse con la adrenalina de los momentos decisivos, el poder de convencimiento que logró en sus jugadores, la identidad y el sentido de pertenencia y la consolidación de un grupo humano que nunca se resquebrajó son los grandes pilares de su trabajo. Un legado eterno.

River campeón de la Libertadores 2018 en Madrid, el resultado final
River campeón de la Libertadores 2018 en Madrid y ante Boca, de la mano de Gallardo - Créditos: @AFP

“Estamos en paz”, fue la frase que repitió el DT puertas adentro una y otra vez a lo largo de sus últimas semanas para englobar a la perfección su sentir y el de todo su equipo de trabajo. Siendo una persona muy aferrada al sentir más profundo, no hubo lugar para la reinvención tras un 2022 muy difícil. Hubo pocas respuestas futbolísticas, fue eliminado tempranamente en los octavos de final de la Copa Libertadores frente a Vélez y sufrió dos derrotas ante Boca en el Monumental y la Bombonera.

Esta vez, el equipo no pudo dar la talla nunca en los encuentros más cruciales del año. Y se quedó sin nada. Así, hoy el corazón del técnico dictaba otra cosa ante un desgaste lógico por el paso del tiempo y un presente que ya no brinda las mismas herramientas para volver a tener la energía a tope. Pero el Muñeco cumplió su misión y sentó las bases para que River pueda soñar con futuras páginas doradas.

Gallardo con Enzo Francescoli, el manager de River que pensó en el Muñeco como DT tras la salida de Ramón Díaz
Gallardo con Enzo Francescoli, el manager de River que pensó en el Muñeco como DT tras la salida de Ramón Díaz - Créditos: @Twitter

“Llegó el final del viaje. Un viaje que ha sido de lo más hermoso que uno puede imaginar. Fueron ocho años y medio y solo tengo palabras de agradecimiento con mi equipo, mis jugadores y los dirigentes que sostuvieron este proceso. Cuando te vas de tu casa queda un sentimiento muy fuerte. Gracias al hincha que nos acompañó de norte a sur a todos lados durante todo el trayecto. Han sido leales, generosos y fieles. Los quiero, los voy a extrañar mucho y me gustaría abrazarme con todos para entender lo fuerte que es este sentimiento. Nunca me voy a ir de River porque River es parte de mi vida. Gracias por habernos acompañado en este viaje. Los amo, de corazón”, dijo Gallardo en su última despedida en Mendoza tras vencer 4-0 a Betis en un amistoso. Y se fue sin irse. Porque Gallardo es River. Y River siempre será Gallardo.