99-102: Los Thunder ganan a los Grizzlies y se vengan de una paliza histórica

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Memphis Grizzlies
    Memphis Grizzlies
    En vivoHoyMañanavs.--|
  • Oklahoma City Thunder
    Oklahoma City Thunder
    En vivoHoyMañanavs.--|

Redacción deportes, 20 dic (EFE).- Los Oklahoma City Thunder (OKC), uno de los peores equipos de la NBA esta temporada, se vengaron de la vergonzosa paliza que sufrieron el pasado 2 de diciembre a manos de los Grizzlies con una trabajada victoria en Memphis por 99-102.

A principios de diciembre, los Grizzlies, uno de los equipos revelación de la temporada, castigaron a OKC con la mayor derrota de la historia de la NBA al ganar por 152-79, una diferencia de 73 puntos. Pero esta vez, los de Oklahoma City se impusieron ante unos Grizzlies con cinco bajas, incluido el novato español Santi Aldama.

El máximo anotador del partido fue el jugador de los Memphis Grizzlies Desmond Bane, que hizo 25 puntos, 15 de ellos fruto de triples, 7 rebotes, 2 asistencias y 1 robo de balón. Dillon Brooks sumó otros 19 puntos mientras que Ja Morant, que regresaba tras casi un mes de ausencia, anotó 16.

En los Thunder destacó el escolta Josh Giddey que consiguió un doble doble de 19 puntos, 11 asistencias, 5 rebotes y 1 robo de balón. El base del equipo, Shai Gilgeous-Alexander, terminó con 23 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias y 3 robos de balón.

El partido se inició de acuerdo al plan de los Grizzlies. Con Morant de vuelta a la cancha por primera vez desde el 26 de noviembre, los de Memphis empezaron controlando el ritmo del partido.

LOS GRIZZLIES EMPIEZAN CON FUERZA

Aunque fallaron de forma consecutiva los cuatro primeros tiros del partido, los Grizzlies finalmente abrieron el marcador con Dillon Brooks y la siguiente canasta fue un triple de Desmond Bane que colocaba un prometedor 5-0 en el marcador, menos de 2 minutos después del salto inicial.

Los Thunder, el equipo con el peor ataque de la liga, jugaban sin demasiado orden tanto en ataque como en defensa, lo que permitía a Steven Adams y Bane campar a sus anchas en la zona de los de Oklahoma City.

En cuatro minutos de juego, los locales se habían colocado a 11 puntos, 13-2, y el entrenador de Thunder, Mark Daigneault, se vio obligado a pedir su primer tiempo muerto.

Daigneault, el entrenador más joven de la NBA a cargo del equipo más joven de la liga, reordenó sus piezas, colocó en pista a Darius Bazley y por lo menos consiguió estabilizar la sangría cuando parecía que el partido sería una repetición de la paliza de principios de diciembre.

Cuando acabó el primer cuarto, el marcador señalaba un 28-16 a favor de los locales.

El segundo cuarto se inició como había finalizado el primero. Los Grizzlies imponían su ritmo con un Morant que hacía de las suyas en ataque, ya fuese encestando o sirviendo asistencias a Xavier Tillman para delicia de los 15.721 espectadores del FedExForum de Memphis.

Bane seguía efectivo y la ventaja de los de Memphis se disparó a 16 puntos, 37-21 a falta de 9.32 para el descanso.

Daigneault volvió a pedir tiempo muerto y solicitó al novato Josh Giddey, que se había quedado a 0 en el primer cuarto, que se involucrase más en el juego de ataque. El escolta australiano de 19 años respondió y junto con Mike Muscala, los Thunder empezaron a soltarse en ataque.

Cuatro minutos después, la ventaja de los Grizzlies se redujo a 9 puntos, 43-34. A falta de 1.17 para el descanso, los Thunder empataron 45-45 con un triple de Giddey aunque cuando los dos equipos se fueron a los vestuarios, los de Memphis había recuperado la delantera en el marcador, 50-47.

Pero tras el descanso, los Thunder salieron a la pista convencidos que tenían a los Grizzlies contra las cuerdas. Giddey y Gilgeous-Alexander se encontraban en su mejor momento y a los 3 minutos de la reanudación, la pareja había colocado a OKC de nuevo por delante, 52-54.

Memphis había dejado de mover el balón en ataque lo que facilitaba la defensa de los Thunder. En pocos minutos, los visitantes se habían puesto 10 puntos por delante, 62-72. Los locales consiguieron rebajar la ventaja de los Thunder a 2 puntos, 72-74, al final del cuarto.

En los últimos 12 minutos, el liderazgo en el marcador cambió en 11 ocasiones. Pero en los últimos 90 segundos, los Grizzlies cometieron más errores, cedieron la delantera en el marcador y fueron incapaces de evitar que los Thunder se llevasen el partido 99-102.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.