88-103: Los Raptors secan a los Sixers y fuerzan un sexto partido

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Redacción deportes, 25 abr (EFE).- Los Sixers cayeron en su casa, y entre los abucheos de sus aficionados, por 88-103 ante los Raptors lo que deja la serie de los playoff 3-2 para el equipo de Filadelfia que este jueves tendrá otra oportunidad para intentar eliminar al equipo canadiense en Toronto.

A pesar de que el base titular de los Raptors, Fred VanVleet, no jugó, tras sufrir una lesión en la cadera en el quinto partido de la serie, el equipo de Toronto fue capaz de secar a los Sixers y sus dos mejores jugadores, Joel Embiid y James Harden, con una intensa defensa.

Pascal Siakam, que en el cuarto partido anotó 34 puntos, volvió a convertirse en el máximo anotador de su equipo y del partido y obtuvo un doble doble con 23 puntos, 10 rebotes y 7 asistencias.

Su compañero Precious Achiuwa sumó 17 puntos y 7 rebotes mientras que OG Anunoby y Gary Trent Jr. anotaron cada uno 16 puntos. El novato del año, Scottie Barnes que saltó como titular en sustitución de VanVleet, hizo 12 puntos, 8 rebotes y 4 asistencias.

En los Sixers, el mejor fue Embiid, con un doble doble de 20 puntos, 11 rebotes y 4 asistencias. Tobias Harris volvió a sobresalir con 16 puntos, 7 rebotes y 4 asistencias mientras que Harden hizo 16 puntos, 2 rebotes y 7 asistencias.

La segunda derrota consecutiva de los Sixers, que sólo necesitan una victoria para eliminar a los Raptors y pasar a la siguiente ronda de los playoffs, es motivo de preocupación para el entrenador de Filadelfia, Doc Rivers.

Los Sixers se han convertido en un equipo menguante, que en el primer partido de la serie anotaron 131 puntos, en el segundo 112, en el tercero 104 y en el cuarto 102.

EL HISTORIAL DE RIVERS

Rivers está en posesión de una dolorosa estadística. El entrenador que ganó el campeonato de la NBA en 2008 con los Boston Celtics también es el único entrenador que en tres ocasiones ha perdido una serie después de ir ganando 3-1.

La primera vez fue en 2003 cuando estaba al frente de los Orlando Magic, la segunda en 2015 con LA Clippers y la última en 2020 de nuevo con LA Clippers. Rivers también ha desperdiciado en tres ocasiones una ventaja de 3-2: en 2009, 2010 y 2012.

En la noche del lunes, y ante su público, los Sixers sólo fueron capaces de estar delante en el marcador durante 20 segundos en el inicio del partido. Durante el resto de la noche, el equipo de Embiid, Harden y Harris estuvo siempre por detrás y llegó a perder hasta de 19 puntos.

Sin VanVleet en la pista, Nick Nurse, el entrenador de los Raptors, decidió colocar altura en la pista, con Barnes, de 2,01 metros de altura, en la posición del base. El titular más bajo, con 1,96 metros, era Trent Jr. OG Anunoby con 2,01 metros, Siakam 2,03 metros y Khem Birch 2,06 metros, completaron el quinteto titular.

Además de la altura, Nurse volvió a plantear una defensa asfixiante en torno a Embiid cada vez que el pívot tenía el balón. Muestra de la presión defensiva son los 15 balones perdidos de los Sixers.

En ataque, los Raptors se basaron en la rapidez para impedir que los Sixers pudiesen establecer sus sistemas.

ABUCHEOS DEL PÚBLICO A LOS SIXERS

El planteamiento funcionó desde un principio. En el primer cuarto, los Raptors llegaron a ponerse 9 puntos arriba aunque cuando terminaron los 12 primeros minutos, la ventaja de los de Toronto se recortó a 2 puntos, 27-29.

El segundo cuarto se inició con un parcial de 0-12 a favor de los Raptors, lo que dejó el marcador en 27-41 tras los cinco primeros minutos del periodo. Y aunque tras un tiempo muerto de Rivers, los Sixers recuperaron con un parcial de 8-0, 35-41, los Raptors se recompusieron y llegaron al descanso 13 puntos arriba, 41-54.

Para entonces, los aficionados de los Sixers habían visto lo suficiente y llevaban varios minutos abucheando a su equipo ante su incapacidad para superar a los Raptors.

En el tercer cuarto, los Sixers aumentaron ligeramente la presión, con Tyrese Maxey insuflando más energía a un alicaído equipo, mientras que los Raptors se concentraban en controlar el ritmo del partido y sofocar cualquier intento de reacción de Filadelfia.

Al inició del último cuarto, los Raptors estaban 9 puntos arriba, 66-75.

Pero en los últimos 12 minutos, con un Embiid claramente exhausto, los Raptors se aprovecharon del cansancio del pívot con ataques fulgurantes que aumentaron la ventaja de los canadienses en el marcador.

A falta de 4 minutos para el final del partido, y tras dos minutos sin que ninguno de los dos equipos anotase una canasta, el público del Wells Fargo Center empezó a abandonar el estadio en masa.

Y cuando ya sólo quedaban 2 minutos para la bocina final, y 82-96 en el marcador, fueron los titulares de los Sixers los que abandonaron la pista. Rivers tiró la toalla y concedió el partido que finalmente acabó con un 88-103 en el marcador.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.