Sonrisas y lágrimas ante una nueva final olímpica: "EE.UU. no es invencible"

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Tokio, 05 ago (EFE).- El equipo español de waterpolo femenino derrotó este jueves a una fiera Hungría por 8-6 y lloró de alegría porque, por segunda vez, llegan a una final olímpica ante un rival conocido, EE.UU, que en Tokio y con más experiencia ya no les parece "invencible".

"Nueve años después volvemos a revivir este momento", dice entre lágrimas Laura Ester, una portera que no se amedrentó ante una poderosa Hungría que no lo puso nada fácil, y que sabe lo que es disputarse el oro frente a EE.UU, como en Londres 2012.

"Ahora las cosas han cambiado", dice esta experimentada portera que confía plenamente en su defensa y en un equipo que según ella tiene como fortaleza "una mezcla de veteranas y debutantes, nos vamos a vaciar en el agua, a disfrutar y que todos disfruten con nosotras".

A su lado se abraza Maica García, que en esta jornada anotó uno de los ocho goles y que ve con emoción cómo están ante las puertas de lo más alto del podio: "tenemos la piel de gallina".

Durante el partido, las veteranas de los Juegos como Maica García se engranaron a la perfección a las debutantes como Elena Ruiz, también goleadora, un conjunto redondo bajo la dirección de Miki Oca.

También hay paso para las sonrisas y caras de felicidad de un equipo consciente del buen trabajo hecho hasta ahora, pero sereno ante la final que se avecina.

"Tengo la sonrisa de volver a jugar en una final olímpica", dice Laura Ester, tras vencer un duro escollo en un partido agresivo donde el conjunto español dio lo mejor de sí en defensa y en ataque para imponerse ante Hungría.

Judith Forca, otras de las goleadoras de la jornada, se siente "muy contenta". "No me lo creo, mi sueño era llega a la final olímpica y lucharemos hasta el último momento", asegura.

"Hemos sufrido un poco", reconoce también la waterpolista de un partido que empezó con goles de España, pero que fue aumentando en intensidad de ataque por parte de unas duras rivales.

Las húngaras subieron en intensidad y ofensiva al segundo tiempo, raspando goles hasta situarse a tan solo dos tantos de diferencia en el último cuarto.

Este sábado el equipo de waterpolo femenino español se subirá de nuevo al podio, nueve años después, y el oro y la plata se decidirán frente a un rival amigo, pero "no dentro del agua".

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.