79-92: Los Cavaliers de Rubio doblegan a los Clippers en un áspero partido

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Los Ángeles (EE.UU.), 27 oct (EFE).- Los Cleveland Cavaliers de un notable Ricky Rubio doblegaron este miércoles a domicilio a Los Angeles Clippers (79-92), en un áspero partido marcado por los errores y las imprecisiones.

En un encuentro con muy poco brillo, el base español logró 15 puntos (6 de 13 en tiros), 3 rebotes y 3 asistencias, y supo controlar el ritmo del partido en el último cuarto.

Collin Sexton (26 puntos y 7 rebotes) y Darius Garland (16 puntos y 6 asistencias) fueron los máximos anotadores de unos Cavaliers que llevan tres victorias seguidas (3-2) y que el viernes tratarán de aprovecharse del mal comienzo de Los Angeles Lakers (2-3).

Por su parte, los Clippers (1-3) ofrecieron una actuación muy decepcionante para un equipo que la temporada pasada llegó hasta la final de la Conferencia Oeste.

Sin el lesionado de larga duración Kawhi Leonard y sin un Serge Ibaka que está cerca de reaparecer, los Clippers tuvieron en Nico Batum y Reggie Jackson a sus faros ofensivos con 16 puntos cada uno.

Paul George logró 12 puntos y 10 rebotes pero tuvo una desafortunada velada en la puntería (6 de 20 en tiros, 0 de 8 en triples).

Ninguno de los dos equipos presumió de efectividad en el tiro: los Cavaliers anotaron solo 3 de sus 20 triples y los Clippers se quedaron en un pobre 35,6 % de tiros en total.

ESPANTOSO INICIO

En un comienzo para un museo de los horrores, tanto Cavaliers como Clippers parecían haber apostado quién de los dos podía cometer más fallos.

Estuvo realmente disputado, ya que en los primeros minutos se acumulaban los tiros que no tocaban el aro, los errores clamorosos debajo de canasta y los balones perdidos en medio de una sensación general de que nadie sabía muy bien lo que tenía que hacer.

Esa sucesión de imprecisiones se concretó en un 6-7 para los Cavaliers con 6.57 en el reloj y con un elocuente 5 de 17 en tiros y 0 de 7 en triples entre ambos equipos.

Ricky Rubio saltó a la cancha con 5.39 por disputarse, pero no pudo hacer nada para alterar el insulso ritmo del partido.

No obstante, los Cavaliers se activaron levemente con la contundencia de Evan Mobley en el juego interior y con la amenaza exterior y al contraataque de Collin Sexton y Darius Garland para acabar el primer cuarto por delante (14-23).

El naufragio de los Clippers había sido total: 4 de 21 en tiros, 1 de 11 en triples y 8 balones perdidos en solo doce minutos.

Sexton continuó a lo suyo, incluido un espléndido mate sobre Nico Batum, y los visitantes superaron los 10 puntos de ventaja.

En el desorientado conjunto angelino, solo Ivica Zubac, Eric Bledsoe y Luke Kennard daban señales de vida (23-38 a falta de 6.54)

Rubio regresó a la cancha con un punto más de agresividad.

Metió una canasta a aro pasado marca de la casa y regaló un alley-oop a Kevin Love, compañero de aventuras del español en su primera etapa en los Minnesota Timberwolves.

Un ejemplo de lo mal que iban las cosas para los Clippers fue que Paul George consiguió sus primeros puntos cuando quedaban 5.04 para el descanso.

Pero tras varios errores de los Cavaliers en los últimos dos minutos, Batum y George se apañaron para dejar el partido bastante apretado en el descanso (40-47).

SIN NOTICIAS DE UNA REMONTADA

Los escurridizos Sexton y Garland siguieron golpeando a la pasiva defensa de los locales, pero los Clippers por fin encontraron algo a lo que agarrarse en ataque.

Fue Batum quien dio ese paso al frente y el que, con 8 puntos en menos de cinco minutos, forzó el tiempo muerto de unos Cavaliers con dudas (53-56 a falta de 7.21).

Rubio entró para serenar los ánimos, conectó una canasta en su primera jugada de la segunda mitad, y facilitó un parcial de 0-7 para los de Cleveland.

Pero Reggie Jackson se desperezó en los Clippers y enchufó dos triples para poner emoción al duelo (62-65 con 3.24 por jugarse).

En el tramo final, el acierto en los tiros libres y el esfuerzo de un peleón Kevin Love le dio margen a los Cavaliers antes del cuarto definitivo (64-72).

Rubio encaró los últimos doce minutos con muchas ganas y metió 6 puntos seguidos (68-78 con 10.25 por jugarse).

El español se puso al timón, bajó aún más las pulsaciones del encuentro y empezó a surtir a Mobley y Sexton.

Los Clippers volvían a desangrarse con las pérdidas de balón mientras que los Cavaliers, con una tranquilidad sorprendente para un equipo tan joven, ponían velocidad de crucero hacia la victoria (72-86 con 4.04 en el reloj).

Sin noticias de ningún candidato de los Clippers para ser el héroe de una remontada, los Cavaliers cerraron el triunfo con un mate de Mobley.

David Villafranca

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.