78-87. El Barça da la campanada en el primer clásico del año

Madrid, 2 ene (EFE).- El Barça arrancó 2023 a lo grande al dar la campanada en el WiZink Center en el primer clásico del año con un valioso triunfo (78-87) que le permite alcanzar al Real Madrid en lo alto de la tabla de la Liga Endesa, confirmar su buen momento y, de paso, sellar de forma matemática su billete para la Copa del Rey tras un duelo intenso y de alternativas en la que supo estar más acertado en los momentos clave.

El argentino Nico Laprovittola y el estadounidense Cory Higgins, con 19 y 18 puntos, resultaron determinantes, especialmente en el último cuarto, donde se echaron al equipo a la espalda y acapararon todo el protagonismo al anotar 23 de los 25 puntos de los azulgranas.

"La clave, como siempre, será la lucha. Y ya sabemos que los grandes partidos se ganan por los detalles", avisó Sarunas Jasikevicius en la víspera. Y así fue. La batalla se la llevó quien más tiempo supo leer el partido y fue capaz de templar los nervios en el momento decisivo.

Como se preveía, el primer clásico de 2023 se convirtió en una lucha sin cuartel desde el salto inicial, con ambos equipos lanzados a por el aro rival, exhibiendo altas dosis de acierto y mayor efectividad en sus ataques que en sus defensas para satisfacción del público y preocupación de los entrenadores. Golpeó primero el equipo catalán, que se mostraba infalible en sus primeras acometidas y golpeaba sin fallo desde todas las posiciones.

La primera respuesta blanca llegó por partida doble con la firma de Walter Tavares, al que relevó en ataque un inmenso Guerschon Yabusele. El francés exhibió músculo en un par de jugadas para destrozar la retaguardia azulgrana con sendas acciones de 2+1 a las que sumó un triple, lo que le permitió liderar la anotación blanca en el primer capítulo del clásico con nueve puntos.

Tras cinco minutos a rebufo de su oponente, Gabriel Deck dio la única ventaja a los suyos del cuarto inicial, aunque la alegría duró poco a los de Chus Mateo porque la aparición de Jan Vesely minimizó daños y devolvió el mando del choque a un Barça que saco partido a su mejor defensa, con cuatro recuperaciones que le permitieron cerrar el primer acto por delante (26-28, min 10).

Sertac Sanli, con un triple en la primera jugada, inauguró el marcador en la reanudación, aunque solo fue un espejismo porque el festival ofensivo del comienzo del clásico dio paso a una fase de mayor control defensivo y errores en uno y otro bando, con lo que los puntos empezaron a llegar con cuentagotas.

En los siete primeros minutos, el parcial del periodo solo reflejaba un pobre 9-9, lo que mantenía a los visitantes por delante con mínimas rentas, hasta que un par de chispazos de Tavares y un contraataque culminado por Musa tras una recuperación del pívot caboverdiano devolvieron el mando a los blancos y obligaron a Jasikevicius a parar el juego para reorganizar a un equipo que había bajado a la mitad su producción ofensiva, pasando de anotar 28 puntos en el primer cuarto a catorce en el segundo.

Al descanso se llegó con un triplazo marca de la casa de un Sergio Llull que, con menos de tres segundos por jugar, tomó la responsabilidad y acertó desde su propio campo, incendiando el WiZink Center y dejando el marcador en un incierto 44-42 que dejaba todo por resolver para la segunda parte.

Un 0-7 de salida culminado por un triple de Mirotic permitió a los azulgranas recuperar el mando en un instante, aunque los locales despertaron y respondieron desde el perímetro con Williams-Goss y Musa. El choque entró en una fase de intercambio de golpes y errores en la que, como se preveía, los pequeños detalles iban decantando la balanza a favor de unos y otros, con más frecuencia en el caso de los blancos.

A los jugadores de Chus Mateo le penalizaban los sucesivos errores desde el tiro libre y Cory Higgins empató en un contraataque a 57 a 2.38 del final del tercer periodo. Siguieron golpeando los aulgranas, que fueron capaces de contener atrás a su rival, al que frenaron en seco, y de llegar al cuarto decisivo con una jugosa renta de cinco puntos tras un parcial de 2-11 en los últimos cinco minutos y medio del tercero (57-62, min 30).

En 120 seguntos, la batalla volvía a estar igualada al máximo. El clásico empezaba de nuevo por enésima vez, y lo hizo con dos triples consecutivos de Higgins y Laprovittola que obligaron a Chus Mateo a solicitar tiempo muerto para evitar males mayores, aunque aún quedaba demasiado como para echar las campanas al vuelo (62-68, min 33).

Tras la pausa, Yabusele respondió desde el perímetro y Tavares desde las alturas para volver a empezar, hasta que llegó el momento de Higgins. Bien secundado por Laprovittola, el estadounidense se echó a su equipo a la espalda y, con diez puntos consecutivos, terminó por decantar la balanza a favor del Barça con un triple lejano a 1.40 del final (73-82).

Los culés se llevan así el tercer clásico de la temporada. Perdieron en la Supercopa y se llevaron el de Euroliga y el de este lunes en ACB que les permite alcanzar en el liderato al Real Madrid con sus once triunfos y certificar de forma matemática su presencia en la Copa del Rey.

- Ficha técnica:

78 - Real Madrid (26+18+13+21): William-Goss (5), Musa (14), Deck (8), Yabusele (14) y Tavares (18) -cinco inicial-, Sergio Rodríguez (-), Abalde (-), Cornelie (-), Causeur (2), Llull (5), Hezonja (1) y Poirier (10).

87 - Barça (28+14+20+25): Satoransky (4), Laprovittola (19), Kalinic (9), Mirotic (12), Vesely (11) -quinteto titular-, Da Silva (7), Sanli (7), Abrines (-), Higgins (18) y Jokubaitis (-).

Árbitros: Carlos Peruga, Carlos Cortés y Jorge Martínez. Sin eliminados.

Incidencias: Partido de la decimocuarta jornada de la Liga Endesa disputado en el WiZink Center de Madrid ante 11.187 espectadores.

Antonio Soto

(c) Agencia EFE