71-65. Ni el CSKA ni el coronavirus pueden con un heroico Real Madrid

·3  min de lectura

Madrid, 23 dic (EFE).- El Real Madrid logró este jueves una victoria de tintes épicos contra el CSKA de Moscú (71-65) en la Euroliga, y lo hizo asolado por las bajas debido al coronavirus y las lesiones, pero exhibiendo cantera y carácter ante la necesidad.

Sorprendió a todos el cuadro español con su salida y se mostró desprovisto de complejos y con ganas de dar un golpe en la mesa ante la adversidad. Fue un comienzo demoledor: un parcial de 11-0 con siete puntos de Tavares que pareció descolocar a los rusos.

No terminó ahí la exhibición, ya que el partido llegó a situarse 17-3. Un momento de crisis para el CSKA, al que sólo mantenía vivo Milutinov al anotar los siete primeros puntos de los suyos. Con el paso de los minutos se sumó a ese apartado Clyburn y aunque al final del primer cuarto la desventaja era de diez, las sensaciones mejoraron.

Esa mayor fluidez coincidió con el desgaste que comenzó a mostrar la mermada rotación local y, conforme avanzaba el segundo cuarto, los moscovitas fueron poco a poco mordiendo la diferencia hasta situarse a tiro de piedra.

Un parcial de 2-7 los puso cerca, aunque cinco puntos sin respuesta de Williams-Goss y Tavares situaron de nuevo el margen en la decena. La inspiración de los visitantes tornó en coral para ponerse incluso por delante al castigar con un 0-14. Llull, sobre la bocina, cerró un poco la herida (37-40).

El receso le vino bien al anfitrión, que en sus circunstancias estaba obligado a sacar oro de cualquier momento para tomar aire. Con energías renovadas y la voluntad de un triunfo de tintes épicos intacta, aguantaron el tirón y volvieron a sobrepasar al contrario antes del ecuador del tercer cuarto, con sus jugadores más experimentados tirando del carro.

Se enfrió entonces el duelo. Un armisticio del que sacó ligero beneficio el CSKA, pero que rompió el Real Madrid con un triple de Rudy Fernández, gracias al cual el último cuarto partió desde el 56-55.

A ese acierto lejano le siguieron otros semejantes de Sergio Llull, el joven esloveno de 17 años Urban Klavzar y uno más de Rudy. Bombardeo exterior ante un contrario marchitado y negado que tardó cinco minutos en anotar una canasta.

Cuando lo consiguió, la desventaja ya era notable ante un Real Madrid con la confianza por las nubes y el 'milagro' al alcance de las manos. Les bastaba con no dejarlo escapar y, aunque un triple de Lundberg volvió a meter presión, resistieron hasta el límite para sellar una victoria que puede resultar anecdótica en lo clasificatorio, pero que es muy valiosa en lo psicológico.

- Ficha técnica:

71 - Real Madrid: (24+13+19+15): Williams Goss (17), Garuba (2), Taylor (5), Vukcevic (6) y Tavares (15) -equipo inicial-, Rudy Fernández (6), Klavzar (10), Miller (0) y Llull (10).

65 - CSKA Moscú (14+26+15+10): Shved (8), Lundberg (10), Voigtmann (5), Shengelia (0), Kurbanov (8) -equipo inicial-, Clyburn (16), Hackett (5), Bolomboy (0), Milutinov (13), Grigonis (0), Ukhov (0) y Antonov (0).

Árbitros. Sasa Pukl, Olegs Latisevs y Milan Nedovic. Eliminó por faltas a Voigtmann (min.36).

Incidencias: partido correspondiente a la jornada diecisiete de la fase regular de la Euroliga de baloncesto disputado en el WiZink Center de Madrid ante 5.205 espectadores.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.