La increíble historia del Vaduz: juega en la B de otro país y debuta en la Europa League

·6  min de lectura
Vaduz publicó esta foto en su Instagram con la siguiente frase:
Vaduz publicó esta foto en su Instagram con la siguiente frase: "Hacemos posible lo imposible"

La revolución en el principado país invisible récord mundial empezó como una broma

Todo es calma en Vaduz, un lugar donde la vida discurre sin demasiadas alteraciones. En su curso superior, el río Rin corre por entre las colinas igual de tranquilo protegiéndole la espalda occidental a la ciudad, y los días se parecen unos a otros. Durante décadas, los problemas económicos han sido mínimos, y ni siquiera la actual crisis energética que amenaza con complicar el próximo invierno excita en demasía el sistema nervioso de los escasos 5.500 habitantes. Si no fuese por un dato, Vaduz sería un pueblo más de los que pasan inadvertidos en la densidad del centro de Europa. Pero un detalle lo diferencia del resto: es la capital de un país.

El Principado de Liechtenstein, cuya superficie total de 160 kilómetros cuadrados cabe dentro de los límites de la ciudad de Buenos Aires, es el cuarto estado más pequeño del Viejo Continente detrás de Ciudad del Vaticano, Mónaco y San Marino, y tiene en Vaduz la sede de sus principales instituciones. Por supuesto, en las calles ni siquiera se nota. No hay apuros, ni desmanes ni grandes pasiones. El país no es un gran proveedor de noticias al mundo.

FC Vaduz eliminó a Rapid Viena como visitante y accedió a la fase de grupos de la tercer competencia, en un orden jerárquico, del Viejo Continente. Se transformó así en el primer equipo de Liechtenstein en disputar esta fase de una copa internacional.
FC Vaduz eliminó a Rapid Viena como visitante y accedió a la fase de grupos de la tercer competencia, en un orden jerárquico, del Viejo Continente. Se transformó así en el primer equipo de Liechtenstein en disputar esta fase de una copa internacional.

Pero el fútbol produce hechos extraordinarios y es capaz de desviar las miradas hacia los lugares más recónditos. Ocurrió el jueves por la noche en la vecina Viena (Liechtenstein solo tiene fronteras con Austria y Suiza). El FC Vaduz eliminó al histórico Rapid y al día siguiente, por primera vez en la historia, un representante del Principado formó parte del sorteo de una fase de grupos en una competición continental, la Europa Conference League. Le tocaron en suerte el AZ Alkmaar neerlandés, el Dnipro ucraniano donde juega Domingo Blanco, el ex volante de Independiente, y el Apollon Limassol de Chipre, que será el rival del Vaduz en el debut, el jueves 8 de septiembre.

Quizás no se aprecie a primera vista, pero la clasificación del equipo del Principado es toda una gesta. Algunos datos servirán para entender la magnitud de lo que ha conseguido. La selección de Liechtenstein ocupa el puesto 194 del actual ranking de la FIFA, registra apenas 15 victorias en 197 partidos jugados y ostenta el discutible mérito de haber sido la única “víctima” que hasta la fecha registra en su historial el equipo nacional de San Marino (un 1-0 en un amistoso en 2004). Más extraño aún resulta que la asociación de fútbol es la única afiliada a la UEFA sin un campeonato local. La Copa nacional es la única competición que se disputa en territorio propio y el resto del año los siete equipos liechtensteinianos que existen participan en las diferentes categorías del fútbol suizo.

Un día cualquiera en la tribuna del FC Vaduz: suele haber más banderas que hinchas...
Un día cualquiera en la tribuna del FC Vaduz: suele haber más banderas que hinchas... - Créditos: @FC Vaduz

Dentro de ese minúsculo contexto, el FC Vaduz es dueño y señor. Único club profesional de los siete, las 48 copas ganadas lo convierten en dueño de un récord mundial en ese rubro y le abren casi cada temporada la posibilidad de asomar la cabeza en los trofeos continentales. Durante 26 años sus excursiones se acabaron de manera prematura; esta vez, por fin, la aventura se extenderá como mínimo por varios meses más.

Cuando antes de la serie contra el Rapid dijimos que sería divertido participar en la fase de grupos todos se rieron y lo tomaron como un chiste, pero lo hemos logrado. Es la belleza del fútbol. A veces los outsiders podemos conseguir milagros”, recordaba unas horas después del triunfo Manuel Sutter, uno de los delanteros del equipo. El héroe fue su compañero Tunahan Cicek, suizo con ascendencia turca, autor del gol que decidió la eliminatoria. Tras el 1-1 de la ida, el tanto de Cicek en el primer tiempo -un mano a mano con el arquero rival definido con un derechazo a media altura- alcanzó para decretar el 1-0 final y romper todos los pronósticos.

La gesta en Austria: el gol de la histórica clasificación

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver este contenido si te aparece no disponible debido a tus preferencias de privacidad

Nada invitaba a apostar por el Vaduz. Ni los antecedentes históricos ni las realidades actuales. Integrante de la modesta Challenge League, segunda división suiza, el equipo del Principado marcha anteúltimo en la tabla, con dos empates y cuatro caídas en seis encuentros. Sin embargo, su andar por las fases previas de la Conference League resultó impecable, y de hecho acabó invicto en seis presentaciones. Superó al Koper esloveno (1-0 y 1-1); al Konyaspor turco (1-1 y 4-2) para definir el acceso a la fase de grupos contra el Rapid.

El calendario de Vaduz FC en la Europa League

Se trata, claro, de un club muy pequeño. Fundado en 1932, registra tres ascensos a la máxima categoría de Suiza con cinco años de permanencia total en ella; cuenta con apenas 630 socios y la media de asistencia a los partidos como local fue el año pasado de 1.054 personas. “Quizás a partir de ahora vayan 30 o 40 más”, se esperanzaba en broma el mediocampista Kristjian Dobras, que como Sutter es de origen austríaco. El arquero Benjamin Buchel, una de las figuras en el encuentro decisivo, y solo otros cuatro jugadores del plantel son nativos del Principado, e incluso el técnico Alessandro Mangiarratti es suizo, marcando la preeminencia de los extranjeros en un fútbol con recursos escasos.

Posiblemente, el mayor impacto de la participación del club en Europa tenga efecto en sus arcas. Con un presupuesto anual establecido en 3,2 millones de euros para esta temporada, los seis partidos de la fase de grupos duplicarán esa cifra: le aseguran 3,3 millones que podrían incrementarse en 167.000 euros por cada punto que logre sumar y entre 375.000 y 650.000 más si pasa de ronda. Los inesperados ingresos tal vez le permitan reforzar un plantel que el sitio especializado Transfermarkt valora en su totalidad en 5,6 millones de euros, y de ese modo volver a luchar por el retorno a Primera División luego de su descenso el año pasado.

Benjamin Buchel, arquero del FC Vaduz, es uno de los cinco jugadores del equipo que nació en el Principado
Benjamin Buchel, arquero del FC Vaduz, es uno de los cinco jugadores del equipo que nació en el Principado

Tampoco la hazaña del FC Vaduz alteró en demasía la quietud de la ciudad a orillas del Rin. Los vaivenes de los mercados internacionales suelen generar más interés que los futbolísticos en el Principado, consecuencia lógica de que en Liechtenstein tengan su domicilio nominal casi 74.000 empresas, lo que equivale a casi dos por persona. El último censo indicó que el país, considerado un paraíso fiscal, tiene 38.800 habitantes que gozan de una renta per cápita anual de 98.400 dólares. Sin duda una cifra que ayuda a mantener esa calma que solo el fútbol es capaz de sacudir de tanto en tanto con un grito de gol y una moderada dosis de euforia.

VIDEO: Yuridia y las cervezas ‘caguama’ alcanzan un nuevo nivel