53-3. Nueva Zelanda aplasta a Argentina una semana después de su derrota

·4  min de lectura

Redacción deportes, 3 sep (EFE).- Una semana después de su histórica primera victoria sobre los All Blacks en territorio neozelandés (25-18), el 15 de Argentina sufrió este sábado en la ciudad de Hamilton un severo correctivo en la cuarta jornada del Rugby Championship ante los All Blacks locales, que se tomaron cumplido desquite aplastando a los Pumas bajo la lluvia (53-3).

Argentina, que llegaba como líder del campeonato junto con Australia después de tres jornadas, volvía a intentarlo en el estadio Waikato pero los albicelestes fueron arrollados por la escuadra oceánica, superior en todos los aspectos del juego.

El seleccionador neozelandés, Ian Foster, otorgó confianza a sus jugadores al no introducir ningún cambio en el equipo que perdió el partido anterior, mientras que Michael Cheika presentó cuatro novedades en una formación compuesta por Juan Cruz Mallía; Santiago Cordero, Matías Moroni, Matías Orlando y Emiliano Boffelli; Santiago Carreras y Tomás Cubelli, Pablo Matera, Marcos Kremer y Santiago Grodona, Tomás Lavanini y Guido Petti, Joel Sclavi, Julián Montoya (capitán) y Thomas Gallo.

Nueva Zelanda cobró rápida ventaja. En el minuto 3 el balón mojado se le escurrió de las manos a Tomás Lavanini y el equipo tuvo que cometer falta. Richie Mo'unga, infalible luego durante todo el partido, no falló el golpe de castigo desde 20 metros (3-0).

Los All Blacks presionaron sobre la defensa argentina para agrandar la brecha, pasando la pelota de un lado a otro, y lo consiguieron con un primer ensayo de Ethan de Groot en el 10 que transformó Mo'unga (10-0).

Un nuevo "try", del ala Caleb Clarke en el 19, seguido de transformación de Mo'unga disparó la moral de unos All Blacks ansiosos de desquite: 17-0 en 20 minutos.

Nueva Zelanda atacaba en tromba bajo una lluvia torrencial frente a una formación argentina que perdía el balón rápidamente y no acertaba a contener las arremetidas negras.

Argentina tuvo un amago de reacción en el 25 cuando forzaron una penalización de la defensa neozelandesa, pero rehusó tirar a palos, apostando por la línea, y dejó escapar la oportunidad de abrir su cuenta por un error en el pase.

La albiceleste había contenido, al menos, la hemorragia, y en el 33 inauguró su cuenta, que ya no cambiaría. Emiliano Boffelli, autor, por sí solo, de 20 puntos la semana pasada al convertir seis golpes de castigo y transformar el único ensayo de su equipo, acertó entre palos en una penalización, borrando el cero en el marcador argentino (17-3).

En el 36 una amarilla a Tomás Lavanini dejó a los Pumas con uno menos durante diez minutos. Nueva Zelanda aprovechó para ampliar su ventaja con un ensayo de Rieko Ioane en el 38, transformado por Mo'unga (24-3). Los All Blacks, mejor adaptados a la lluvia, habían arrollado a los Pumas en la primera parte.

Benjamín Urdapilleta sustituyó tras el descanso a Santiago Carreras, que se había lastimado una rodilla el una acción con Sam Cane.

Nada más reincorporarse al juego tras su sanción, Lavanini cometió una infracción y Mo'unga tampoco perdonó esta vez (27-3).

Cheika buscaba soluciones. Metió al segunda línea Matías Alemanno por Guido Petti, al pilier Eduardo Bello por Sclavi, al tercera línea Juan Martín González por Grondona y al medio melé Gonzalo Bertranou por Cubelli, pero Nueva Zelanda seguía dominando. El cuarto ensayo local estuvo a punto de caer, pero Bello y Matera lo impidieron en el último momento.

Argentina mejoró también en el ataque, ganando terreno. Bertranou rozó el ensayo y la presión argentina forzó una infracción de Newell, que fue suspendido en el 57 por tarjeta amarilla.

Pero fueron los All Blacks, pese a su inferioridad numérica, los que volvieron a golpear con un ensayo de Jordie Barrett en el 61, seguido de transformación por el infalible Mo'unga (34-3), al que Foster, con el partido sentenciado, concedió descanso.

Los Pumas dieron ya la impresión de rendirse. En plena crisis albiceleste, el tercera línea Ardie Savea anotó un nuevo ensayo (39-3). Barrett falló la conversión, pero Argentina estaba ya fuera del partido, pidiendo la hora, aunque todavía iba a encajar nuevos golpes.

Brodie Retallick, en el 74, anotó el sexto "try" local, esta vez sí transformado por Barrett (46-3) y en tiempo de descuento (84) los hermanos Barrett remataron la paliza: Beaudent anotó el séptimo ensayo y Jordie lo transformó para dejar el marcador en un aplastante 53-3.

(c) Agencia EFE