3-2. Correa y los Astros aseguran el título de división y jugarán los playoffs ante Chicago

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Houston (EE.UU.), 30 sep (EFE).- El campocorto puertorriqueño Carlos Correa volvió a simbolizar otro triunfo y título de los Astros de Houston después que este jueves vencieron por 3-2 a los Rays de Tampa Bay y aseguraron el banderín de la División Oeste de la Liga Americana.

Correa conectó su cuadrangular número 25 con un bambinazo de tres carreras que permitió a los Astros asegurar el triunfo que necesitaban para estar de nuevo en los playoffs y preparar su duelo ante los Medias Blancas de Chicago, campeones de la División Central.

Es el cuarto título de división en cinco temporadas y el décimo en general para los Astros. Están en los playoffs por quinta temporada consecutiva, extendiendo un récord de franquicia.

El veterano manejador de los Astros, Dusty Baker, de 72 años, hará historia con otro legendario como es el Tony La Russa, piloto de los Medias Blancas, que cuenta con 76 años.

Será la primera vez que en los playoffs de las Grandes Ligas haya dos manejadores con más de 70 años cada uno.

El duelo entre ambos equipos todavía no tiene definido quien empezará como equipo local de la serie que disputen al mejor de cinco juegos.

El gran batazo de Correa, en la cuarta entrada, permitió a los Astros poner detrás de ellos una mala racha reciente de cinco derrotas en seis partidos y el Minute Maid Park volviese a ser el centro de celebración de un nuevo título.

La mascota de los Astros, Orbit, corrió al campo ondeando una enorme bandera naranja que promocionaba su título de división mientras los jugadores vitoreaban y se abrazaban después del out final.

Tampa Bay, que ya se ha asegurado la mejor marca de la Liga Americana como líder de la División Este y tendrá la ventaja de campo durante todo el tiempo que esté en la competición de los playoffs, colocó corredores en primera y segunda sin outs en la novena, pero no anotó.

El campocorto novato de los Rays, el dominicano Wander Franco, se fue de 4-0 para romper una racha de 43 partidos consecutivos que llegó seguro a base, y empató a Frank Robinson, en 1956, con la racha más larga en la historia de las Grandes Ligas, entre jugadores de 20 años o menos.

El primera base cubano Yuli Gurriel conectó un sencillo para abrir el cuarto de Houston y el jardinero derecho Kyle Tucker recibió base por bolas.

Correa siguió con su disparo imponente que se estrelló contra la pared en el jardín izquierdo para poner a los Astros arriba 3-0 contra el relevista Ryan Yarbrough (9-7).

El carismático campocorto se llevó una mano a la oreja para animar a los aficionados una vez que había alcanzado la tercera base, camino de la goma del plato, para celebrar con el resto de los compañeros un bambinazo monumental.

El abridor Lance McCullers (13-5) no permitió un hit hasta que el primera base surcoreano Ji-Man Choi conectó un sencillo para comenzar la sexta.

Luego llegaron dos "outs" en la entrada cuando el segunda base Brandon Lowe conectó un jonrón en una pelota al jardín derecho que pasó justo dentro del poste de foul para cortar la ventaja a 3-2.

El relevista Kendall Graveman golpeó al receptor Mike Zunino para comenzar el octavo y fue reemplazado por el corredor emergente Kevin Kiermaier.

Lowe se ponchó y el receptor puertorriqueño Martín Maldonado lanzó un dardo a la segunda base para permitir que Correa tocara a Kiermaier mientras se deslizaba a segunda para finalizar la entrada.

El cerrador Ryan Pressly permitió una base por bolas en la novena entrada y Franco se acercó a un error del segunda base José Altuve.

El veterano dominicano Nelson Cruz pegó una rola por tierra que acabó en doble matanza, y el emergente cubano Yandy Díaz también conectó rodado para terminar y darle a Pressly su salvamento número 26.

El lanzador de Tampa Bay, Collin McHugh, permitió un imparable en un primer episodio sin anotaciones antes de que Yarbrough se hiciera cargo para completar cuatro entradas y dos tercios en las que cedió cuatro imparables y tres carreras limpias, que fueron las que dejaron a los Astros como campeones.

Sonia Salazar

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.