26-35. Argentina no falla y accede a la ronda principal

Cracovia (Polonia), 17 ene (EFE).- La selección argentina de balonmano no falló y certificó su clasificación para la ronda principal del Mundial de Polonia y Suecia, tras imponerse este martes por un contundente 26-35 a Macedonia del Norte, en un encuentro que los sudamericanos rompieron con un sensacional trabajo defensivo en la primera mitad.

Conscientes de la bisoñez del conjunto balcánico, uno de los equipos con la media de edad más baja del campeonato, los de Guillermo Milano salieron dispuestos a hacer valer desde el principio su mayor experiencia.

Especialmente en defensa donde a dupla que conformaron Leo Maciel y Nicolas Bonanno maniataron por completo al fornido pivote Zharko Peshevski, una de las piezas claves del ataque macedonio, que no logró anotar su primer gol hasta los veintinueve minutos de juego.

Pero el sobresaliente trabajo defensivo de los albicelestes no se limitó tan sólo a los dos centrales, que estuvieron perfectamente acompañados en los laterales por Ignacio Pizarrro y Pedro Martínez Camí, que no dejaron de atosigar a los lanzadores balcánicos con sus continuas salidas a la línea de nueve metros.

Una labor en la que se mostró incansable, como a largo de todo el Mundial, el exjugador del Ademar de León Pedro Martínez Camí, que se convirtió en un auténtico suplicio para la gran estrella macedonia, el lateral Filip Taleski.

Y a donde no llegaron las piernas y los brazos de los defensores argentinos, siempre apareció la figura de portero Leo Maciel, que con sus intervenciones acabó de cerrar todos los caminos al gol al equipo Europeo.

Tal y como confirmaron los tan sólo seis goles (6-11) que Argentina concedió en los primeros veinte minutos de juego.

Pero si el conjunto sudamericano rozó el sobresaliente en defensa, no fue menos brillante la actuación en ataque de los de Guillermo Milano, que anotaron cómo y cuando quisieron.

Cuando no fueron las penetraciones de Fede Pizarrro, fueron los latigazos de Diego Simonet, que cerró la primera mitad con cinco dianas, los que castigaron la endeblez defensiva del conjunto macedonio.

Una tarea a la que se unió en el tramo final de la primera mitad el pequeño de los hermanos Simonet, Pablo, que con sus goles disparó la ventaja argentina a los siete tantos (11-18) con los que se llegó al descanso. Diferencia que siguió creciendo en la segunda mitad, pese a que Argentina bajó un punto su intensidad defensiva, pero si los albicelestes no se mostraron tan activos en defensa, donde no mermaron su rendimiento fue en ataque.

Una faceta en la que siguió ampliándose la lista de goleadores del conjunto argentino, con la irrupción de los extremos, con Facundo Cangiani a la cabeza, que tomaron el relevo anotador a los jugadores de primera línea.

Hecho que permitió a Argentina situarse a los cuarenta y dos minutos con una renta de nueve tantos (17-26) que convirtió en un mero trámite el resto del partido.

Lo que no impidió a los sudamericanos, que pasaron a jugar con siete jugadores de campo en ataque, seguir ampliando y ampliando la diferencia hasta adquirir una máxima renta de once goles (21-32), que reflejó la clara superioridad de los de Guillermo Milano.

- Ficha técnica:

26 - Macedonia: Markovski; Georgievski (1), Serafimov (2), Taleski (5), Stojkovikj (1), Gjorgiev (2) y Manaskov (2, 1p) -equipo inicial- Tomovski (ps), Markoski (-), Kuzmanovski (4, 1p), Kosteski (2), Peshevski (4), Djonov (1), Savrevski (-), Atanasijevikj (1) y Petrov (1)

35 - Argentina: Maciel; Ramiro Martínez (2), Fede Pizarrro (5), Martínez Camí (1), Diego Simonet (8), Ignacio Pizarro (3p) y Moscariello (1) -equipo inicial- Bar (ps), Vainstein (2), Pablo Simonet (4), Lombardi (3), Carro (1), Cangiani (4), Parker (1), Casanova (-) y Bonanno (-)

Marcador cada cinco minutos: 1-1, 4-5, 5-9, 6-11, 9-15 y 11-18 (Descanso) 15-21, 16-23, 18-26, 21-31, 23-33 y 26-35 (Final)

Árbitros: Mazeika y Gatelis (LTU). Excluyeron por dos minutos a Savrevski por Macedonia del Norte; y a Moscariello, Bonanno por Argentina.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la tercera y última jornada del grupo F de la primera fase del Mundial de Polonia y Suecia disputado en el Tauron Arena de Cracovia (Polonia) ante unos 2.200 espectadores.

(c) Agencia EFE