A 13 días de la final: Tigre, finalista en una noche polémica en Sao Paulo

·3  min de lectura

Redacción Deportes, 18 sep (EFE).- Tigre, un equipo que nunca ha ganado la Primera División de Argentina, llegó en 2012 por primera vez en su historia a una final de un torneo internacional al ser protagonista de la Copa Sudamericana.

Cuando aún se disputaba la final en partidos de ida y vuelta, el equipo felino recibió el 5 de diciembre en el estadio La Bombonera de Buenos Aires a Sao Paulo, uno de los finalistas de este año.

El encuentro de ida terminó sin goles. Y el compromiso de vuelta quedó pactado para el 12 de diciembre en el estadio Morumbí de la ciudad brasileña.

Sao Paulo y Tigre se enfrentaban por el título de la undécima edición del certamen, pero pasó lo inesperado: el equipo bonaerense se retiró en el descanso, cuando perdía por 2-0, y alegó que no estaban dadas las condiciones de seguridad para continuar.

Tigre no salió a jugar el segundo tiempo.

Al terminar los primeros 45 minutos hubo algunos roces y agarrones con los jugadores de Sao Paulo, pero en el túnel para dirigirse al vestuario, según los de Tigre, se dio el golpe que los noqueó del campeonato.

Los jugadores del equipo 'Matador', que dirigía Néstor 'Pipo' Gorosito, aseguraron esa noche que fueron golpeados con palos y amedrentados con armas en el entretiempo por efectivos policiales que custodiaban el estadio Morumbí.

La versión de los locales era distinta.

Según medios brasileños, los jugadores de Sao Paulo dijeron que, tras la riña al finalizar el primer tiempo, algunos integrantes de la delegación de Tigre intentaron ingresar en el camerino del equipo local, lo que obligó a llamar a la policía.

Tras el incidente, al ver que Tigre se mantuvo en su posición de no volver al campo de juego y al consultar con la Conmebol, el árbitro chileno Enrique Osses dio el partido por finalizado y campeón al Sao Paulo.

El título lo celebró el Tricolor, que ganó con goles de Lucas Moura a los 22 minutos y de Osvaldo a los 27; y se coronó con una campaña sin derrotas, en una final que en vez de 180 minutos fue de solo 135.

Por todo lo que pasó, el fallo de la Conmebol no estuvo ajeno a la polémica.

Incluso, en febrero de 2013, en un boletín publicado en la web oficial de la entidad, la Conmebol informó de que Sao Paulo y Tigre debían cumplir sanciones por lo sucedido en el estadio Morumbí y ratificó el título del Tricolor y el segundo lugar del Matador.

Como si ese recuerdo no fuera amargo para Tigre, la Conmebol le entregó de forma simbólica la medalla de plata del subcampeonato apenas seis años después de lo sucedido, en 2018.

La final de la vigésima primera edición de la Copa Sudamericana entre Sao Paulo y el ecuatoriano Independiente del Valle, se jugará el 1 de octubre en el estadio Mario Alberto Kempes, de la ciudad argentina de Córdoba.

Claudia Aguilar Ramírez

(c) Agencia EFE