107-110. Tatum aparece en el momento preciso para ganar en Filadelfia

Redacción Deportes (EE.UU.), 25 feb (EFE).- No era la noche de Jayson Tatum, lejos de su rendimiento anotador habitual, pero un triple suyo en el último ataque de los Celtics dio el triunfo este sábado a Boston en un final vibrante frente a los Philadelphia 76ers (107-110).

La estrella de los Celtics terminó con 18 puntos, pero previamente sostuvieron al equipo otros cinco hombres que terminaron con dobles dígitos destacando Jaylen Brown con 26 tantos.

Joel Embiid logró el decimocuarto partido de su carrera con al menos 40 puntos, 10 rebotes y 5 asistencias (firmó un 41-12-5). Además, James Harden y Tobias Harris, con 21 y 19 tantos respectivamente, fueron importantes en los Sixers.

Los Celtics (primeros del Este, 44-17) suman ya nueve victorias en los últimos once partidos y esta tuvo mayor relevancia por ser ante un equipo candidato de su misma conferencia.

Los Sixers (terceros del Este, 39-20) aprendieron de su último duelo contra Memphis y quisieron agarrar la iniciativa en el luminoso desde el salto inicial con tres ataques y tres canastas.

En cambio, Boston, contra un aro cerrado, no fue capaz de anotar en los primeros dos minutos y encajó un 7-0 de salida.

Brown inauguró el marcador para los visitantes con dos triples y los primeros 8 puntos de los Celtics fueron suyos. Dieron aire a los de Joe Mazzulla, que no lograron definir con claridad desde la pintura intimidados por la presencia de Embiid.

Les acompañaron los buenos números desde el perímetro (50% para ambos equipos). Mención especial se merece un Harris que terminó con 12 puntos el primer cuarto sumando con triples pero también ganando la posición interior cuando Embiid se abría.

Derrick White, con 7 tantos desde el banquillo, fue fundamental para mantener con vida a su equipo. Robert Williams puso sobre la bocina el definitivo 30-28 tras los primeros doce minutos.

Los Celtics dieron continuidad al buen cierre del primer cuarto y un parcial de 0-13 les permitió liderar el partido. Malcolm Brogdon tuvo mucho que ver en ello.

Con Embiid en el banquillo, los Sixers fueron frágiles pero su regreso a pista recuperó el ritmo anotador.

El dominicano Al Horford (15 puntos en total) no pudo detenerle: durante los minutos en los que aplicó su defensa individual al pívot de los Sixers éste anotó 15 de sus 20 puntos.

PJ Tucker y sus intangibles fueron cruciales para impulsar a los Sixers y alcanzar el descanso con seis arriba (56-50).

Los Celtics fueron capaces de lo peor y lo mejor en el tercer cuarto.

De salida encajaron un 5-0 y no eran capaces de anotar gracias a la efectiva defensa local que provocó varias pérdidas de balón.

Un triple de Harden a los cuatro minutos de cuarto puso un contundente 67-52 en el marcador y la máxima para los Sixers con quince puntos de distancia.

Tatum, se mostró estancado, lejos de sus 30,6 tantos de media.

Mazzulla logró una importante reacción tras tiempo muerto con Horford enterrando su decepcionante primera parte.

Así, el dominicano se repuso con 12 puntos sólo en el tercer periodo con un 4 de 4 en triples.

Encabezó de este modo un fabuloso parcial de 3-18 que cayó como una losa para Filadelfia y que dejó a los Celtics otra vez arriba (78-80) a doce minutos del bocinazo.

Los 'Jays' aparecieron cuando falta hacía firmando un cuarto periodo de 10 puntos Tatum y de 8 Brown. Así llegaron a tener hasta un +10 en el último cuarto, pero no pudieron evitar que los Sixers forzaran un final apretado.

Embiid invitó a un uno contra uno en los últimos segundos a Brown, que cayó en las fintas del pívot y le mandó a la línea de libres. Desde allí empató a 107 puntos a falta de diez segundos.

Con 5.9 para el final, los dos equipos en bonus y sin tiempos muertos, la pelota le llegó a Tatum, que se levantó desde cabecera para anotar el triple decisivo que firmó el 107-110 definitivo.

Embiid, tarde por solo unas décimas, metió un triple increíble desde unos 25 metros y levantó a todos los aficionados de sus asientos pero la revisión de los árbitros confirmó que no llegó a tiempo por muy poco.

(c) Agencia EFE