101-109: Los Mavericks se topan de nuevo con la "maldición" de los Suns

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Redacción Deportes (EE.UU.), 20 ene (EFE).- Nueve derrotas seguidas. Esa es la "maldición" que tienen los Mavericks de Luka Doncic con los Phoenix Suns, una pesada losa que los de Dallas, pese a llegar esta vez lanzados, no pudieron levantar este jueves al caer una vez más ante el equipo Devin Booker y Chris Paul.

Desde el 29 de noviembre de 2019, los Mavericks no saben lo que es ganar a los Suns.

Este jueves estuvieron cerca de cambiar su suerte ya que controlaron el marcador en la mayor parte del partido, pero un demoledor parcial de 19-35 en el último cuarto (6-22 en los últimos siete minutos) volvió a hundirles ante su "bestia negra".

Luka Doncic sumó 28 puntos (9 de 23 en tiros, 2 de 9 en triples), 8 rebotes y 8 asistencias, pero perdió 8 balones y además jugó el último parcial con dolores en el cuello.

Kristaps Porzingis (18 puntos y 11 rebotes) y Jalen Brunson (19 puntos y 5 rebotes) también destacaron en unos Mavericks (26-20) que vieron interrumpida su racha de cuatro victorias seguidas (8-2 en sus últimos diez encuentros).

En los Suns, que son líderes del Oeste con el mejor balance de la liga (32-9) y que han ganado sus últimos cinco partidos, Devin Booker (28 puntos, 5 rebotes y 6 asistencias) y Chris Paul (20 puntos, 5 rebotes y 11 asistencias sin perder ni un balón) lideraron la remontada.

En un duelo de reducido acierto desde el triple (29,7 % para los Mavericks y 22,2 % para los Suns), los de Dallas se desangraron con 19 pérdidas de balón (7 de los de Phoenix).

TIEMPOS DE ALTERNATIVAS

Los Mavericks entraron al partido con el punto de mira desviado (1 de 6 en triples para Maxi Kleber) pero Kristaps Porzingis se encargó de ajustarlo pronto con 6 puntos (13-11 con 6.14 por jugarse).

Devin Booker venía de endosar 48 puntos a los San Antonio Spurs y no tardó en demostrar que se encuentra en estado de gracia.

El escolta logró 12 puntos en el primer cuarto y dio la sensación de que todo lo excitante que sucedía en los Suns pasaba por sus manos.

Más equilibrados en ambos lados de la cancha, los Mavericks se beneficiaron de un Luka Doncic que empezó pronto a sacar su famosa sonrisa y que con 11 puntos situó a los suyos por delante (26-22).

Ninguno de los dos equipos había brillado desde el exterior (3 de 11 en triples para los Mavericks y 1 de 11 para los Suns).

En ese momento de desacierto generalizado, Chris Paul, siempre el más listo de la clase, se llevó el encuentro a su terreno sin pestañear (28-32 con 8.28 para el descanso tras un 2-10 de salida).

Los de Dallas necesitaban más picante en la ofensiva y ahí acudió Porzingis con un gran "alley-oop" y un triple para devolver el parcial por la vía rápida (36-32 a falta de 6.53).

El partido vivía tiempos de alternativas para uno y otro lado y en ese momento le tocó el turno a los Suns con Devin Booker como capitán y Cameron Payne como aliado (42-40 con 3.08 por disputarse).

Pero Doncic se hartó de tanta ida y vuelta.

El esloveno explotó su superioridad física sobre Cameron Johnson en la zona para una canasta fácil a falta de 2.6 segundos y, justo después, robó el balón en el saque de los Suns para culminar una fantástica secuencia con un triple sobre la bocina (53-45).

Doncic llegó con 19 puntos al descanso y Booker con 16, pero la gran diferencia de la primera parte fue el acierto desde los triples con un mejorable 7 de 20 para los Mavericks y un mísero 2 de 19 para los Suns.

CONDENA FINAL

Los Mavericks regresaron del vestuario con una idea clara: balones a Doncic en el poste para que distribuyera o anotara por su cuenta.

La apuesta salió bien ante una defensa de los Suns con demasiados agujeros en la pintura, pero dos triples de Jae Crowder reanimaron el ataque de los de Phoenix.

Sin perder los nervios y como si estuvieran esperando el momento ideal para dar el mordisco, los Suns robaron dos balones seguidos a Doncic, se dejaron guiar por la maestría de Paul, y con Booker y Crowder como ejecutores modelaron un parcial de 2-12 que reinició el partido (68-69 con 4.53 por jugarse).

La defensa visitante había conseguido nublar a un Doncic al que se le amontonaban las pérdidas de balón.

Pero los Mavericks encontraron en el rebote ofensivo y la garra de Dwight Powell la ruta para llegar al último cuarto con una ventaja considerable (82-74).

Jalen Brunson asumió el protagonismo durante los minutos en el banquillo de Doncic, que tenía dolores en el cuello y que no parecía al cien por cien cuando después volvió a la pista.

Sin embargo, los Suns no iban a hacer concesiones y estrecharon al máximo el marcador con Paul, Crowder y Payne acosando a los Mavericks (95-94 a falta de 5.10 para el final).

Los ojos estaban puestos en Doncic y Booker, pero fue Bismack Biyombo el que sorprendentemente echó la puerta abajo con 6 puntos en dos minutos (99-104 con 1.49 por jugarse).

A falta de 48 segundos, un tapón impresionante de Booker sobre Dorian Finney-Smith y un triple letal de Paul condenó a unos Mavericks que solo anotaron 6 puntos en los últimos siete minutos del partido.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.