1-2. El Udinese hunde al Monza de Berlusconi

·2  min de lectura

Roma, 26 ago (EFE).- Trabajada victoria a domicilio del Udinese sobre el Monza (1-2) tras un partido abierto en el que cualquiera pudo llevarse los tres puntos pero que evidenció los problemas de juego del equipo del que es dueño el italiano Silvio Berlusconi, colista de la Serie A tras esta tercera jornada.

Tres jornadas y tres derrotas. No está siendo un inicio fácil para el recién ascendido Monza, que, pese a haberse mostrado como un equipo combativo, no ha conseguido la solidez necesaria para cerrar los partidos o aguantar el resultado.

Esta jornada tenían la oportunidad de sacar sus primeros puntos ante un Udinese en crisis que tampoco conocía la victoria en esta campaña. Los blaquinegros perdieron su primer encuentro ante el Milan y empataron el segundo ante el Salernitana en un inicio de temporada que ha sembrado dudas.

Dudas que pese a la victoria de hoy se han mantenido, pues la balanza de la victoria pudo inclinarse para cualquier lado. De hecho, los locales fueron los que se adelantaron en el marcador a la media hora de encuentro con un tanto del italiano Colpani, una de las novedades del Monza en el centro del campo.

El joven centrocampista finalizó una buena jugada colectiva de los suyos, con un golpeo colocado y raso que dio en el palo antes de subir al marcador para poner el 1-0 y hacer soñar a la grada con la primera victoria de su historia en la máxima categoría del fútbol italiano.

Sin embargo, respondió rápido el Udienese, superior hasta ese momento. Tan solo cuatro minutos después de encajar el gol, el defensa central brasileño Becao sorprendió a la defensa rival con un desmarque en profundidad impropio de un zaguero y sacó un pase raso al primer palo que atacó perfectamente el luso Norberto Betuncal para hacer desaparecer la euforia en Monza.

Un nuevo partido comenzó entonces, mucho más abierto, especialmente durante los últimos minutos del primer acto, en los que hubo ocasiones claras para ambos equipos. En particular para el español Gerard Deulofeu, que tuvo en sus botas dos situaciones que no suele fallar, pero que esta vez no entraron.

En la segunda mitad el Monza pagó caro el haber desaprovechado sus ocasiones claras. El carrilero italiano Destiny Udogie, muy activo por banda izquierda, culminó a falta de catorce minutos la remontada de los suyos tras una jugada combinativa dentro del área de un endeble Monza, que pecó de poca contundencia.

Lo intentaron hasta el final los recién ascendidos sin obtener recompensa. El Udinese respira con esta victoria -con la que se coloca en mitad de tabla provisionalmente-, que hunde al Monza al último puesto.

(c) Agencia EFE