1-0. Toni Martínez cita al Oporto con el Tondela en la final

·3  min de lectura

Redacción deportes, 21 abr (EFE).- El Oporto se enfrentará en la final de la Copa de Portugal al Tondela después de hacer bueno el resultado de la ida (1-2) y de ganar otra vez, con un tanto del español Toni Martínez, al Sporting de Lisboa, que no aprovechó sus ocasiones para voltear una eliminatoria complicada tras su derrota en el primer encuentro.

Empatados a títulos, diecisiete cada uno en la segunda posición por detrás del Benfica (suma veintiséis), el Oporto y el Sporting de Lisboa tenían noventa minutos por delante para decidir qué equipo se quedaba fuera de la pelea por un trofeo que ganó el Oporto por última vez en 2020 y el Sporting en 2019.

El equipo de Sergio Conçeicao contó con la presencia de un jugador que tal vez no se esperaba. Pepe, suspendido 23 días por dar una patada a un director del Sporting al final de un partido de Liga, pudo jugar después de que un tribunal aceptara la acción cautelar interpuesta por su club para que el castigo se mantenga en suspenso hasta que el Tribunal Arbitral del Deporte tome una decisión sobre el recurso.

Con Pepe en el centro de la defensa, el Oporto gozó de un hombre clave en su esquema para defender el valioso 1-2 que consiguió en el choque de ida. El Sporting no podía especular con el resultado, tenía que ir a por todas y salió al terreno de juego con el tridente formado por Sarabia, Paulinho y Pedro Gonçalves.

Su necesidad y sus ganas se unieron en un binomio efectivo visualmente pero poco eficiente en el marcador. Y es que, el Sporting, dominó casi todos los tramos de la primera parte, pero no aprovechó ningunas de sus ocasiones. Un gol en los 45 minutos iniciales, habría cambiado la película.

Sin embargo, ni Miguel Ugarte, ni Sarabia, a quien anularon un gol por fuera de juego, ni Pedro Porro, pudieron marcar ese tanto necesario para afrontar con vida la segunda parte y no depender de un milagro. Enfrente, el Oporto, aguantó el chaparrón y sólo dispuso de una ocasión en las botas de Zaidu, que desde el borde el área firmó un disparo que se marchó fuera rozando uno de los palos del cuadro lisboeta.

Tras la reanudación, el guión de la película no cambió. El Sporting se fue otra vez a por el duelo y el Oporto, cómodo con su situación, simplemente se dedicó a jugar con el buen resultado de la ida a la espera de apuntillar a su rival en alguna jugada aislada.

Como era de esperar, el Sporting salió con fuerza del vestuario, pero su dominio se diluyó poco a poco como un azucarillo. Aún así, dispuso de una ocasión para adelantarse en el marcador antes de ceder el testigo del dominio a su rival.

La tuvo en las botas de Matheus Nunes, que se encontró con una buena intervención de Agustín Marchesin; pronto despertó el Oporto y respondió Fabio Vieira, que obligó a emplearse a fondo a Antonio Adán; igual que Vitinha, que también se encontró con el portero español en dos ocasiones.

Agotado, el Sporting ya no pudo más. Cuando pudo generar incertidumbre en el Oporto, no fue capaz de aprovechar sus oportunidades. Además, Adán comenzaba a convertirse en la figura del duelo. Una mala señal.

Por eso, el tanto de los hombres de Conçeicao no era ninguna locura. Llegó al final. Lo celebró Toni Martínez, que entró al terreno de juego en el minuto 81 para marcar en el 82. Lo que no logró el Sporting en casi todo un partido, lo consiguió el español en sólo sesenta segundos. Aprovechó una asistencia de Pepe para controlar el balón dentro del área y batir a Adán. No hubo más. Suficiente para el Oporto, que disputará su trigésima segunda final.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.