Árbitro Iván Barton: El haber representado a El Salvador en Qatar 2022, no se puede definir con palabras

Referee Ivan Barton of Salvador, right, gestures during the World Cup group G soccer match between Brazil and Switzerland at the Stadium 974 in Doha, Qatar, Monday, Nov. 28, 2022. (AP Photo/Hassan Ammar)
(Hassan Ammar / Associated Press)

El pitazo final provocó el estallido de parte de la afición del Khalifa International Stadium después de que su selección, Japón, lograba un histórico resultado al derrotar a la poderosa Alemania en el Mundial de Qatar 2022. El 2-1 a favor de los asiáticos fue de ensueño, pero no eran ellos los únicos que caminaban sobre las nubes. El árbitro Iván Barton también celebraba, aunque no abiertamente, sino que dentro de sí.

El santaneco había logrado su cometido desde el primer momento que eligió el silbato como parte de su futuro. Con ese partido cerró un ciclo de vida y profesional que le abría el camino a otra orbita en su carrera, Barton podía oficialmente decir que era un silbante “mundialista”.

“Nos tocó estar en un resultado histórico y gracias a Dios que al final podemos decir que se hizo un buen trabajo y nos sentimos orgullosos de eso, pero más que todo el privilegio de poder representar a todo un país, que es algo que no se puede definir con palabras”, dijo el salvadoreño en una videollamada con LA Times en Español. “Lo que se siente puede representar dignamente al país”.

Barton viajó a Qatar sin tener la certeza de qué y cuántos juegos serviría como silbante y tras su desempeño en el Alemania-Japón se abrió paso para el siguiente hasta completar tres como árbitro central y uno como cuarto. Brasil-Suecia e Inglaterra-Senegal, fueron los otros dos partidos que sancionó dentro de la cancha.

Al silbante de 31 años le tocó vivir otro momento importante cuando sirvió de apoyo a la tripleta de árbitros en el Marruecos-Portugal, pues los marroquíes sorprendieron eliminando a los portugueses en Cuartos de Final y en el que pudo ser el último partido en un Mundial de la superestrella internacional Cristiano Ronaldo.

Barton fue el encargado de levantar el letrero digital anunciando la última aparición del “7”, quien ingresaba de cambio para tratar de salvar a su equipo. Finalmente, Ronaldo y Portugal se despidieron de Qatar al ser derrotados por la mínima diferencia.

Su interacción con CR7 fue tal como ocurriría con cualquier otro jugador, pues el ambiente y su concentración no le permite ser dominado por las emociones al interactuar con alguna figura de la talla mundial como lo es el portugués.

“Sé que a veces a las personas les cuesta un poquito creer esto, pero cuando uno está ahí, uno no repara en que este jugador es ‘X’ o es el jugador tal”, explicó Barton. “La comunicación [con Ronaldo] al momento de levantar el tablero simplemente fue si todo estaba en orden con su equipamiento y después de eso, el momento en el que va a ingresar al campo es algo muy rápido”.

Barton fue los árbitros mejores calificados en su primer Mundial y eso le sirvió para concretar un excelente año 2022. Sus esfuerzos en Qatar le valieron ser designado para dirigir en el Mundial de Clubes de la FIFA que se realizará desde el 1 al 11 de febrero, junto al también salvadoreño, el asistente de árbitro David Morán.

El Chelsea, el actual campeón del torneo, no estará presente al no repetir el título de la Champions League en 2022, que ganó el Real Madrid, mientras que el Flamengo representará a la CONMEBOL; el Sounders de Seattle lo hará por la CONCACAF; el Al-Hulal por Asia; el Wydad Casablanca y el Al-Ahly serán los de África y el Auckland City por Oceanía.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En diciembre, la Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol (IFFHS) señaló que el salvadoreño era uno de los nominados a Mejor Árbitro del Año, no solo por su desempeño en Qatar sino también por su consistencia en los torneos internacionales de Concacaf y en el campeonato local en El Salvador.

En total fueron 25 los nominados y estos incluían a dos colegiados más de Concacaf: el estadounidense Ismail Elfath y el mexicano César Arturo Ramos Palazuelos. El pasado 10 de enero, la IFFHS anunció que el polaco Szymon Marciniak se llevó los honores al alcanzar la mayoría de los votos.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Sin embargo, Barton se dijo estar muy contento con el reconocimiento de estar seleccionado entre los mejores del mundo. En una gala en su patria, fue reconocido con una placa especial en la entrega anual de premios a los deportistas destacados del país por la Fundación Educando a un Salvadoreño (FESA), junto a Morán, quien fue asistente de árbitro de Barton en el Mundial.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Desde que debutó en la Primera División de El Salvador en 2014 y eventualmente adquirir el gafete de FIFA como árbitro internacional en 2017, el cuscatleco ha dado pasos agigantados en la profesión, pero no olvida el duro momento que pasaba al recibir, lo que ha sido la mejor noticia como árbitro hasta el momento, la invitación a Qatar 2022.

“Hubo una preselección y sabíamos que estábamos en el proceso antes de la eliminatoria, en una lista de árbitros preseleccionados… esperaba ese correo electrónico y ese día por la hora en Zúrich seguramente iba a llegar de madrugada y yo estaba enfermo”, recordó Barton, quien además de su carrera como silbante internacional, obtuvo una licenciatura de cinco años en la Universidad de El Salvador de Ciencias Químicas.

Barton tenía COVID-19 y estaba solo en casa ya que su esposa e hijo, de tres años, tuvieron que mantenerse alejados mientras que él se recuperaba.

“A las 4 de la madrugada, el teléfono no paraba de sonar, pero yo me sentía mal… No paraba de sonar con mensajes. Recuerdo que solo lo puse en silencio porque me sentía mal de la fiebre y quería seguir durmiendo”.

Una hora después, Barton volvió a intentar ver de qué trataban los mensajes, hasta que por fin pudo hacerlo.

“Vi que tenía muchos mensajes en WhatsApp, pero no los había abierto, no sabía que decían, pero vi que tenía un correo que había llegado alrededor de las 2 a.m. y ahí fue como que me levanté y dije ¡no! Y bueno, se me eriza la piel porque me levanté, me senté en la cama y lo primero que hice fue abrir el correo y efectivamente, era el correo de FIFA en el que se nos felicitaba y hacía llegar la invitación oficial a la Copa del Mundo junto con el listado de todas las indicaciones”.

Las emociones de haber alcanzado a cumplir su sueño de pitar en un Mundial le hacen recordar seguido sus inicios y los motivos por los que día a día busca seguir rompiendo esquemas.

Desde sus días en su barrio, en donde se fue ganando el respeto por impartir justicia también en torneos amateurs en colonias aledañas, fue dando los pasos necesarios desde los 16 años para llegar al profesionalismo, hasta ser hoy un mundialista.

Barton no olvida todo ese camino recorrido que le impulsa a seguir buscando más.

“Cuando yo jugaba en la colonia, con mis amigos, siempre me llamó mucho la figura del árbitro”, señaló Barton. “Quería que al final se hiciera lo que yo quería. Siempre surgía la polémica y de que si era gol, que si era falta. Entonces en la colonia, yo siempre quería imponer mi decisión, pero yo formaba parte de uno de los equipos y entonces eso generaba pleitos (risas)… Así es como yo tengo mi primera experiencia dirigiendo un partido, porque un día yo digo ‘voy a jugar a ser el árbitro’”.

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.