Ángel Correa deja la selección y escribe a corazón abierto: “Me van a corregir una cicatriz de la operación de 2014″

·2  min de lectura
Ángel Correa, en un entrenamiento del seleccionado
Manuel Cortina

Ángel Correa, delantero de Atlético de Madrid, del seleccionado argentino, contó este sábado que le van a “corregir” una cicatriz de la operación de corazón realizada en 2014 y que por eso resultó desafectado del equipo nacional en la previa al amistoso con Estonia. Por esa misma razón, tampoco fue parte del banco de suplentes del choque contra Italia, en Londres.

”Quiero que sepan que este lunes me van a corregir una cicatriz que me quedó de una vieja intervención que tuve hace unos años en Estados Unidos. Por si no se acuerdan, se lo repaso: en el 2014 pasé por una situación difícil cuando me sometieron a una microcirugía cardíaca”, relató en una carta subida a sus redes sociales.

”Yo apenas tenía 18 años y salí adelante con fe y con amor a la vida, porque de eso se trata, de nunca darse por vencido ni aún en las más feas, nunca bajar los brazos”, comentó el atacante de Atlético de Madrid, donde tiene contrato hasta 2026, aunque podría emigrar en este mercado de pases, ya que no suele una opción principal para Diego Simeone.

Además, Correa adelantó que si todo anda correcto en “una semana” estará para jugar “nuevamente” y seguir dando lo “mejor” de sí mismo. El exfutbolista de San Lorenzo se perdió el partido contra Italia y en la jornada del viernes dejó la concentración de la Argentina, por lo que no estará este domingo, a las 15 en el ensayo frente al débil Estonia.

La dolencia cardíaca fue sorpresiva en nuestro medio, porque mientras actuó en San Lorenzo (en donde dejó un bello recuerdo) nunca se supo de esa situación médica. Al arribar a Madrid, se comprobó la gravedad del episodio, fue operado y continuó con su carrera, entre el Aleti y el seleccionado, del mejor modo. Es uno de los jugadores más queridos por el seleccionado y su historia de vida (nació en un hogar muy pobre en las afueras de Rosario) conmovió a todos, cuando explotó su calidad individual.

Ángel Correa celebra un gol para el Aleti en el Wanda Metropolitano
Manu Fernandez


Ángel Correa celebra un gol para el Aleti en el Wanda Metropolitano (Manu Fernandez/)

En el posteo en las redes, contó una anécdota de su primera intervención, referida a un enfermero. “Sin conocerme y sin saber quién era, se me acercó a la cama y me dijo al oído que debía estar orgulloso de mis cicatrices porque me iban a servir de mapa para no perderme en la vida y que cada cicatriz enseña algo, tanto las de la piel como las del corazón y de los sentimientos”, escribió. Si bien no suele tener problemas en contar la trastienda de sus dolencias, pocas veces transmitió un mensaje tan conmovedor.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.